Aprobada la licencia para quitar las torres de alta tensión de Este y convertir Vilima en un hotel

Publicado 07/03/2018 17:25:59CET

Da luz verde al proyecto para habilitar el paseo fluvial peatonal desde Triana hasta San Jerónimo reformando el vallado del Pabellón de la Navegación

SEVILLA, 7 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Ayuntamiento de Sevilla, a través de la Comisión Ejecutiva de la Gerencia de Urbanismo, ha autorizado el proyecto para convertir los Almacenes Vilima en un hotel de cuatro estrellas y ha aprobado las licencias de obras para eliminar las torres de alta tensión del Distrito Este y para el proyecto acordado entre el gobierno local, Puerto Triana y la Empresa Pública de Gestión de Activos para hacer un nuevo cerramiento perimetral en la parcela del Pabellón de la Navegación que habilite un paseo fluvial desde Triana hasta San Jerónimo.

Respecto a esta última actuación, el Ayuntamiento informa en un comunicado de que la inversión que se realizará asciende a 288.000 euros. El nuevo cerramiento proyectado sustituye al que existe actualmente en las fachadas laterales y en la de acceso frente al Camino de los Descubrimientos.

En concreto, la valla de tipo panel rígido que limita el frente al Camino de los Descubrimientos se sustituirá y retranqueará hacia el Pabellón, hasta el límite que marca la parcela registrada. Con esta actuación se amplía el espacio público frente a la avenida y se mejora la imagen general tanto de estos espacios como los accesos mediante una delimitación de mayor calidad.

En el otro extremo de la parcela, la propuesta coloca el cerramiento retranqueado respecto de la lámina de agua seis metros, de modo que se recupera el frente fluvial para la ciudad y se permite el paso y conexión entre el Jardín Americano existente desde la Expo'92 y el nuevo Parque de Magallanes, así como con el resto de espacios verdes y paseos existentes en esta margen del Guadalquivir, actualmente interrumpido por el cerramiento del Pabellón de la Navegación.

Este nuevo vallado metálico, que se construirá en acero galvanizado, pretende ser ligero --varillas de 16 milímetros de diámetro--, de dos metros de altura, con escaso impacto visual, prácticamente imperceptible desde la orilla opuesta, muy permeable y con muchos puntos de acceso. Incluirá dentro de su perímetro algunos bancos situados hacia el exterior que permitirán el descanso y disfrute de las vistas sobre la dársena del Guadalquivir y Sevilla.

UNOS 21 MILLONES EN LA PRIMERA FASE EN SEVILLA ESTE

En segundo lugar, se ha concedido licencia de obras para la primera fase del proyecto acordado entre el Ayuntamiento, Red Eléctrica y Endesa para la ejecución de una inversión de 55 millones de euros en el Distrito Este, que permitirá una nueva subestación que garantice un adecuado suministro eléctrico en toda la zona y dar servicio a las nuevas áreas de desarrollo urbanístico, soterrar las líneas aéreas de Alta Tensión y generar un corredor verde entre el Parque Infanta Elena y el Parque de Torreblanca.

El proyecto, que inició su tramitación en 2004, se ajusta a las previsiones del Plan General de Ordenación Urbanística (PGOU) y se enmarca dentro del acuerdo del Consejo de Ministros de 2015 que aprueba el Plan de Desarrollo de la Red de Transporte de la Energía Eléctrica 2015-2020. Cuenta, además, con todas las autorizaciones necesarias de la Junta de Andalucía y, una vez aprobado el convenio, sólo está pendiente de la obtención de la correspondiente licencia urbanística.

La primera fase autorizada este miércoles supone una primera inversión de 21 millones de euros para obras de ejecución de una nueva línea subterránea de transporte de electricidad a 220 kilovoltios en el Distrito Este- Alcosa- Torreblanca, exactamente a lo largo de 8,776 kilómetros entre la subestación Alcores, en el término de Alcalá de Guadaíra, y la próxima nueva subestación de Santa Elvira, en Sevilla capital.

Se trata, por tanto, del inicio de una actuación de gran calado por lo que va a suponer de mejora en el servicio eléctrico de esta amplia zona de Sevilla y en sus efectos sobre el paisaje de los viarios y zonas verdes que se verán liberadas de torres y tendidos eléctricos.

UN HOTEL DE 72 UNIDADES DE ALOJAMIENTO

Por último, se ha concedido licencia también para la ejecución de las obras de rehabilitación en el edificio que albergara los antiguos Almacenes Vilima, en la calle Lagar, en el Casco Antiguo de Sevilla, que desde hace aproximadamente 12 años se encuentra cerrado. El proyecto recoge la adecuación de este inmueble a un nuevo uso como hotel de categoría de cuatro estrellas con 72 unidades de alojamiento.

La propuesta plantea, en primer lugar, al margen de la eliminación de las escaleras y ascensores actuales, la eliminación de un patio que incluye el edificio hacia la fachada a la calle Buiza y Mensaque, proponiendo en su lugar la apertura de un nuevo patio central, en torno al cual se dispondrían algunas habitaciones, la recepción del establecimiento, una cafetería bar y varios salones, entre otras dependencias.

Otro de los cambios que se propone sobre la actual configuración es un retranqueo de la edificación en la planta tercera hasta la línea de pilares de la estructura existente y que se conservaría. Las plantas primera, segunda y tercera albergarían las restantes habitaciones del hotel. Respecto a la planta ático, ésta acogería una terraza-mirador, una parte de azotea y salas de instalaciones.

En cuanto a la fachada, también se apuntan cambios de importancia en la misma para adaptarla a un lenguaje y estilo más actual, sin perder de vista la ubicación del inmueble en pleno centro histórico de Sevilla, en cuya estética tradicional debe el edificio integrarse correctamente. El coste estimado de esta intervención sobre el edificio de los antiguos almacenes Vilima es de unos cinco millones de euros.