El Ayuntamiento recepciona las nuevas viviendas de Los Pajaritos e inicia el proceso previo a su asignación

Contador
Publicado 15/02/2018 14:23:54CET

SEVILLA, 15 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Ayuntamiento de Sevilla ha recepcionado al fin las viviendas que conforman los dos bloques de pisos sociales de nueva planta levantados en el barrio de Los Pajaritos, en sustitución de los edificios similares demolidos a cuenta de su mal estado de conservación. Una vez formalizado tal extremo, arranca el "proceso interno" previo a la adjudicación de las nuevas viviendas entre los moradores de los pisos demolidos para este proyecto.

Así lo ha anunciado este jueves el concejal de Hábitat Urbano del Ayuntamiento, el socialista Antonio Muñoz, toda vez que el pasado mes de octubre, el Consistorio aseguraba ya que estaba ultimando la asignación de tales viviendas de nueva construcción, al haber expirado entonces la fecha máxima fijada para la finalización del proyecto adjudicado en 2015 para la construcción de estos dos nuevos bloques de viviendas sociales.

El caso es que ha sido ahora cuando el Ayuntamiento ha recepcionado las nuevas viviendas, con lo que según Muñoz, comienza el "proceso interno" mediante el cual los inmuebles serán puestos a disposición de la Empresa Municipal de Vivienda, Suelo y Equipamiento (Emvisesa), para que dicha sociedad proceda después a la adjudicación de los pisos entre los habitantes de los edificios demolidos hace años para esta actuación.

La situación de este proyecto, por cierto, era recientemente objeto de una reunión celebrada entre la Plataforma Cívica Tres Barrios-Amate y el concejal responsable del distrito Cerro-Amate, Juan Manuel Flores (PSOE). Tras aquel encuentro, el portavoz de la plataforma, Fernando de Armas, manifestaba a Europa Press su esperanza de que las viviendas fuesen asignadas antes del verano.

LAS NUEVAS VIVIENDAS DE LOS PAJARITOS

Estos dos nuevos bloques se encuadran en los planes de regeneración completa de las 524 viviendas sociales municipales del barrio de Los Pajaritos. La construcción de los edificios fue adjudicada en junio de 2015 a la empresa Vías y Construcciones por algo más de 3,26 millones de euros, para levantar los bloques en las calles Estornino y Gavilán, sobre el espacio que ocupaban 96 viviendas sociales demolidas a cuenta de su deterioro y mal estado de conservación.

Y aunque en principio fue fijado el 13 de marzo de 2017 como fecha máxima para la finalización de las obras, tras "el incumplimiento de las órdenes relativas al inicio material del proyecto", la empresa solicitó la suspensión de los plazos y una modificación del contrato, lo que derivó en noviembre de 2015 en la conocida decisión de incoar un expediente de rescisión del contrato.

Pero en mayo de 2016, la Gerencia de Urbanismo acabó declarando la caducidad de dicho expediente de rescisión, reconociendo "la inexistencia de la causa de resolución al haber procedido el contratista a intentar el inicio material de las obras" después de que le fuese notificado el inicio del expediente de rescisión. Vías y Construcciones, así, conservaba finalmente el contrato de construcciones de estos dos bloques de nuevas viviendas sociales.

Finalmente, vistas las incidencias surgidas en el proyecto con su consecuente efecto en los trabajos, y merced a las peticiones de la empresa contratista del mismo, la Gerencia de Urbanismo aprobaba hace meses "autorizar la ampliación del plazo de ejecución del contrato (...), fijándose como fecha de finalización el 3 de octubre de 2017".