El Ayuntamiento de El Viso niega discriminación ideológica y recurrirá la sentencia del arquitecto despedido

 

El Ayuntamiento de El Viso niega discriminación ideológica y recurrirá la sentencia del arquitecto despedido

Actualizado 07/07/2015 22:04:45 CET

EL VISO DEL ALCOR (SEVILLA), 28 Jul. (EUROPA PRESS) -

El consejero delegado de la Sociedad Anónima Municipal de Gestión Urbanística (Gusam) de El Viso del Alcor (Sevilla), Manuel Domínguez, ha anunciado este lunes que el Ayuntamiento, gobernado por Manuel García Benítez (PSOE), recurrirá la sentencia que obliga a la empresa municipal a readmitir a un trabajador despedido, según versa la resolución, por "su condición ideológica", la cual no coincide con la "imperante" en el Consistorio.

La juez de lo Social número 10 recoge en su sentencia que el arquitecto José Antonio M.M. fue despedido en diciembre de 2012 de Gusam por "causas económicas, organizativas y de producción", si bien considera que el despido obedeció a "razones ideológicas" porque el trabajador "no coincidía con el PSOE".

Dada la readmisión que resuelve la sentencia, Domínguez ha asegurado en un comunicado que "en 14 años de trabajo nunca se le ha pedido el carné ni se le ha preguntado al arquitecto municipal por su filiación política en la renovación de sus múltiples contratos". "Ni a él ni a ninguno de los trabajadores que han pasado por la empresa", ha apostillado.

Por ello, ha anunciado que planteará un recurso a la sentencia que obliga a su readmisión, ya que, según el consejero delegado, "aunque respetamos la decisión judicial, no argumenta ningún tipo de discriminación ni en la relación contractual y profesional, ni en las causas que obligaron su despido".

Para Manuel Domínguez, "queda claro que el motivo de despido está argumentado en la ausencia de actividad en sus responsabilidades", entre las que se encontraba la vivienda de protección oficial (VPO) y las obras mayores del Consistorio. "Ante esta ausencia de carga de trabajo había que tomar la lamentable decisión del despido", ha indicado.

Y es que, como ha explicado, "presupuestariamente, resulta imposible mantener los tres contratos", por lo que "teníamos la obligación de conservar a los otros dos responsables dedicados al Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) y a la tramitación de licencias que tienen mayor actividad", motivo por lo que se adoptó la decisión tomada "sin que su filiación política fuera relevante en un sentido u otro".

De hecho, desde Gusam, se ha precisado que "la filiación o simpatía política no ha sido nunca motivo de despido ni de contratación y menos en el caso de este trabajador que ha pertenecido durante 14 años a la empresa". Aunque entiende que "es lícita" la defensa de sus derechos, Domínguez lamenta un despido "que se debe a causas económicas de la empresa para sostener su viabilidad presupuestaria a la que la Ley obliga".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies