El CAA, "preocupado" por los "valores inadecuados" y posibles perjuicios que Menuda Noche de CSTV estimula en los niños

Actualizado 26/06/2007 14:24:32 CET

Detecta que los menores que participan deben memorizar y ensayar papeles largos que representan sin espontaneidad y sin entender

SEVILLA, 26 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Consejo Audiovisual de Andalucía (CAA) ha manifestado su "preocupación" ante determinados aspectos del programa de Canal Sur Televisión 'Menuda Noche', presentado por Juan Imedio. En concreto, se refiere a la difusión y estimulación de ciertos valores "inadecuados", entre ellos el "triunfo insustancial y la popularidad inane --asociados a menudo a un beneficio económico perentorio, excepcional o hasta injustificado", o la asunción de "valores acerca de la popularidad y el éxito y la imitación espuria de comportamientos adultos que de ello pudiera derivarse".

Asimismo, el CAA avisa de "los posibles efectos" que la emisión de este espacio fuera del horario protegido y la participación reiterada de niños pueda tener sobre los menores que participan en él o en la audiencia infantil.

La Dirección General de Infancia y Familia de la Consejería para la Igualdad envió una queja sobre este programa, remitida por un particular, al Consejo, en la que se planteaba "una presunta utilización inadecuada de menores" en el espacio de Canal Sur 'Menudo Pueblo', dentro del programa 'Menuda Noche' de Canal Sur TV. Asimismo, la protesta apuntaba un posible caso de "explotación infantil".

La resolución del CAA, a la que tuvo acceso Europa Press, desestima la queja en los términos expuestos, por no constarle la vulneración de ningún precepto del ordenamiento jurídico vigente. No obstante, el organismo regulador del audiovisual sí señala en su fallo su "preocupación" por los posibles efectos que pueda tener sobre los menores que ven o participan en el programa.

El Consejo estudió las emisiones del programa durante el pasado enero, de lo que concluyó que la aparición de niños en el espacio televisivo "no es un mero accesorio, sino que constituye un elemento absolutamente imprescindible, para su desarrollo". Asimismo, se confirmó que "la aparición de menores no es esporádica, ya que algunos aparecen de forma regular".

El Audiovisual detecta que los niños "representan papeles que han debido memorizar y que, dada su duración --entre diez y 12 minutos-- han tenido que ensayar previamente con detenimiento". Asimismo, concluye que "no existe espontaneidad en la actuación de los niños, ya que cuentan chistes que difícilmente pueden entender y relatan anécdotas que por su edad es casi imposible que conozcan".

PERJUICIO PARA EL DESCANSO DE NIÑOS

De igual forma, la resolución dice que "si bien el espacio está dirigido a un público adulto --se emite fuera del horario protegido, los viernes por la noche en franja de máxima audiencia-- el hecho de que en él participen niños hace que muchos de ellos se queden viendo la televisión hasta altas horas de la noche, lo cual puede contrastarse a través de estudios de audiencia de Sofres, con el evidente perjuicio para sus hábitos y su descanso". No obstante, indica también que el programa se repite los domingos por la mañana.

En este sentido, el Consejo avisa de "los riesgos de que un programa cuyo eje central son los menores y, en buena medida, gran parte de su público potencial también, efectúe su primera emisión no sólo fuera del horario de especial protección de la infancia, sino mucho más allá de los horarios recomendados por psicólogos y educadores, sin que muchos padres, a lo que se ve, logren ejercer de freno para una práctica poco digna de elogio".

Por su parte, la productora del programa, a petición del CAA, explicó que "todos los niños cuentan con todos los permisos y autorizaciones de la Delegación Provincial de Empleo de la Junta". Por ello, al Audiovisual "no le consta incumplimientos en materia laboral en este programa", si bien, remarca que "le preocupa y cree conveniente llamar la atención sobre asuntos del programa, como la problemática que pueden suscitar casos de este tipo en relación a la cesión de los derechos de uso y explotación de imagen de menores y si se vienen gestionando conforme a una práctica ponderada, equilibrada, proporcional y justa, como recomiendan para sus asociados determinadas agrupaciones profesionales, como la SGAE".

NIÑOS COMO "OBJETOS COMERCIALES"

Así, al hilo de esta queja, recuerda que "de la utilización extensiva en el tiempo de la imagen de dichos menores pudieran derivarse circunstancias abusivas, fraudulentas o en exceso penosas que pudieran afectar al buen desarrollo físico, mental o moral", aunque no se refiere directamente al programa de Canal Sur.

A este respecto, agrega que en el caso del programa de Juan Imedio "la presencia de algunos menores en concreto se produce repetidas veces a lo largo de la serie de programas. En este sentido, precisa que, aunque no sea el caso del espacio de CSTV, "la reiterada participación de menores en programas implica con frecuencia ciertos riesgos de convertir a los niños en arriesgados objetos comerciales más que en sujetos protagonistas de una experiencia enriquecedora".