Cañamero tampoco asiste a la citación convocada bajo advertencia de posible arresto

Actualizado 04/03/2011 15:35:58 CET

SEVILLA, 4 Mar. (EUROPA PRESS) -

El secretario general del Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT), Diego Cañamero, tampoco ha asistido este viernes a la comparecencia a la que había sido convocado, en calidad de imputado, por el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número uno de Morón de la Frontera (Sevilla), que le atribuye un presunto delito contra los derechos de los trabajadores a cuenta de los incidentes vividos el pasado 29 de septiembre de 2010 con motivo de la jornada de huelga general convocada por los sindicatos mayoritarios. Después de que el pasado 18 de febrero Cañamero no asistiese a la primera citación, el Juzgado le había convocado bajo la advertencia de que "en caso de incomparecencia", e llamamiento podría ser convertido en "una orden de detención".

Diego Cañamero, como se recordará, había sido inicialmente convocado el 18 de febrero en calidad de imputado por un presunto delito contra los derechos de los trabajadores. Y es que aquella jornada de huelga general, los piquetes informativos del SAT habían promovido supuestamente el cierre de los tres colegios y el Instituto de Enseñanza Secundaria (IES) de Montellano, mientras en El Coronil los sindicalistas habrían forzado la paralización de las instalaciones municipales, así como la suspensión de la actividad comercial y el cierre de los centros educativos.

No obstante, Diego Cañamero no asistió a la mencionada comparecencia, dado que el histórico líder sindical se ha declarado "insumiso judicial" como medida de protesta ante el trato que la Justicia dispensa a su organización sindical. Se trata, según había explicado él mismo a Europa Press, de una consigna acordada por los "máximos dirigentes" del sindicato a cuenta de una supuesta persecución que sus miembros sufrirían a manos de los jueces y fiscales.

Dada su incomparecencia, el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número uno de Morón de la Frontera le había convocado de nuevo para las 10,00 horas de este viernes, bajo la "prevención legal" de que la cédula de citación puede ser transformada "en orden de detención" en el caso de que el aludido incurriese en una nueva "incomparecencia". El propio Cañamero ha señalado a Europa Press que tampoco ha asistido en esta ocasión al llamamiento del juzgado, pues "ni tan siquiera he recogido la citación". "Si me llevan detenido, mi silencio será total, no responderé a nada", ha asegurado en cuanto a su postura de "insumisión pacífica".