CCOO avisa de que paralizar las obras de la torre Cajasol sería "un palo" para el empleo

Obras De La Torre Pelli
EUROPA PRESS
Actualizado 25/01/2012 18:45:36 CET

"Agudizada preocupación" entre los trabajadores ante las voces que demandan detener las obras

SEVILLA, 25 Ene. (EUROPA PRESS) -

La hipotética paralización del proyecto promovido por Cajasol-Banca Cívica para levantar una torre de 178 metros de altura en el sector sur de la isla de la Cartuja, en Sevilla, constituiría un "golpe bastante fuerte, un palo" para el empleo en el sector de la construcción, según ha manifestado el secretario general de la federación provincial de Construcción, Madera y Afines (Fecoma) de CCOO, Antonio Salazar, quien igualmente ha señalado la "agudizada preocupación" que reina entre los trabajadores de esta iniciativa urbanística dadas las voces que proponen detener las obras.

Antonio Salazar ha explicado a Europa Press que el sector de la construcción alcanzó en Sevilla su techo al contar con aproximadamente 105.000 trabajadores ocupados en toda la provincia, toda vez que actualmente, solo unas 44.000 personas trabajan en la construcción en Sevilla, siempre como consecuencia del durísimo desplome del negocio inmobiliario en los últimos años. A cuenta de la polémica que rodea a la torre de 178 metros de altura que promueve Cajasol-Banca Cívica en la isla de la Cartuja, Salazar ha señalado que las plantillas de las empresas encargadas de este proyecto sufren una "agudizada preocupación" a cuenta de las circunstancias que rodean a esta iniciativa urbanística.

EL EXPEDIENTE DE LA UNESCO

Y es que la Organización de las Naciones Unidas para la Ciencia, la Educación y la Cultura (Unesco) tramita un expediente sobre los efectos de este proyecto en los monumentos hispalenses declarados Patrimonio de la Humanidad, toda vez que un reciente informe técnico incorporado a este proyecto aconsejaba la paralización de las obras y la revisión del proyecto dado su "impacto negativo en la percepción" del Real Alcázar, la Catedral y el Archivo de Indias. El Ayuntamiento de Sevilla, a tal efecto, había anunciado que reclamaría a Cajasol-Banca Cívica la paralización eventual de las obras en altura, creando finalmente una comisión de trabajo con la promotora para solucionar el asunto.

Salazar, de cualquier modo, ha avisado de que una paralización de las obras de este proyecto supondría un "golpe bastante fuerte, un palo" para el empleo en un sector ya duramente castigado por el hundimiento económico de España. "Sería un palo para la situación del sector, de 44.000 trabajadores ocupados pasaríamos a solo 42.000", ha señalado avisando de que en los últimos años, este sector ha perdido ya "más de la mitad" de su masa laboral máxima. Igualmente, ha señalado que las plantillas de las empresas encargadas de estas obras sufren una "aceleración" de los ritmos con un "doble turno, altas jornadas de trabajo y bajos salarios".

Antonio Pulido, presidente de Cajasol y copresidente de Banca Cívica, ha manifestado de su lado que las obras seguirán adelante "con absoluta normalidad", remitiéndose a la comisión mixta creada con el Consistorio hispalense.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies