Cirujanos del Virgen del Rocío corrigen en una bebé de tres meses una grave y rara malformación cardíaca

 

Cirujanos del Virgen del Rocío corrigen en una bebé de tres meses una grave y rara malformación cardíaca

Un momento de la operación
Hospital Virgen del Rocío
Actualizado 25/11/2009 18:09:34 CET

SEVILLA, 25 Nov. (EUROPA PRESS) -

Un equipo de cirujanos del Hospital Virgen del Rocío de Sevilla ha corregido con éxito en una bebé de tres meses una grave y rara malformación cardíaca, pese a lo cual Anna, como así se llama la pequeña, recibió el alta médica hace dos semanas.

De hecho, la rareza de la intervención es tal, que ha sido la primera de estas características que ha registrado este hospital sevillano, según admitió hoy mismo.

En concreto, la grave malformación congénita que padecía se trataba de un túnel aortoventricular, a lo que se unía la edad de la pequeña, tres meses en el momento de la operación. Ello supuso todo un reto para los cirujanos Reza Hosseinpour y Antonio González Calle, encargados de la operación.

La existencia de una comunicación anómala entre la raíz de la aorta y la cavidad del ventrículo izquierdo, conocida como túnel aortoventricular, impide que la sangre del corazón bombee en su totalidad hacia el exterior, ya que entra por dicho espacio y retorna al corazón.

Para compensar esta pérdida, el corazón aumenta su gasto cardíaco, generando una sobrecarga de volumen sobre el mismo y deteriorando progresivamente este órgano. El único tratamiento para paliar esta anomalía, que de no tratarse derivaría en un fallo cardiaco severo, es una cirugía correctora y de alto riesgo.

El túnel se halla justo al lado de tres estructuras vitales: la arteria coronaria derecha, el tejido de conducción del corazón y la válvula aórtica.

"Nuestro reto era cerrar la comunicación sin dañar ninguna de estas tres estructuras", han expresado los cirujanos cardiacos pediátricos. Igualmente, la corta edad de la paciente y el estado de deterioro en el que se encontraba su corazón, representaba el segundo nivel de dificultad para el equipo.

La intervención de Anna tuvo lugar el pasado 26 de octubre, consiguiendo resolverse con éxito el problema que ponía en peligro su vida. La labor del equipo de anestesistas, perfusionistas y enfermeras de quirófano fue imprescindible para conseguir este resultado. La pequeña seguirá requiriendo revisiones periódicas del equipo de cardiólogos y cirujanos cardiacos del hospital.

Se calcula que ocho de cada mil niños nacen con alguna anomalía en el corazón. El Virgen del Rocío, centro de referencia en cirugía cardiaca pediátrica, realiza anualmente más de 130 intervenciones de cardiopatías congénitas, registra cada año más de 2.500 consultas de Cardiología, asiste a unos 600 ingresos de niños con problemas cardiacos y realiza más de 200 cateterismos pediátricos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies