COAG-A advierte de que la reducción de hectáreas admisibles perjudica a la ganadería productiva

Publicado 17/03/2015 17:00:05CET

SEVILLA, 17 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG-A) ha advertido este martes que la aplicación de un modelo matemático, el denominado coeficiente de admisibilidad de pastos, para reducir las hectáreas admisibles para cobrar el pago básico supone "un grave perjuicio" para la ganadería productiva, ya que "no se distingue al profesional del que no lo es, ni se prima la actividad".

Esta organización agraria ha participado en la reunión que ha tenido lugar este martes en la Consejería de Agricultura, y ha trasladado esta valoración al director general de la Producción Agraria, Rafael Olvera.

La reducción de hectáreas viene marcada por Bruselas, que exigió que disminuyeran las hectáreas admisibles para cobrar las ayudas del Pago básico (PAC). Pero, según explica COAG-A en una nota, el Ministerio ha diseñado un método de cálculo, particularizado por la Consejería de Agricultura, que "perjudica a los sectores ganaderos andaluces, porque en lugar de partir del terreno, aplica un criterio matemático que no tiene en cuenta las particularidades de las explotaciones".

Así, detalla que el sistema va a provocar una concentración de los importes en la asignación inicial (menos hectáreas con mayor valor), por lo que los ganaderos se verán perjudicados a la hora de converger, porque la media de sus derechos será superior a la de su región y en consecuencia deberán ceder más, pudiendo llegar a perder hasta un 30 por ciento (que es lo máximo que permite la PAC).

Además, al afectar al pago básico, esta medida también afecta al 'greening', porque este tramo se calcula en función de las hectáreas admisibles, por lo que el importe también se reducirá.

COAG advierte de que esta medida perjudica "doblemente" a la ganadería ecológica, porque además la reducción de hectáreas provocará una reducción de la prima ecológica (en el marco anterior, esta ayuda era por Unidad Ganadera Mayor (UGM) y en éste es por hectárea, por lo que al reducirse el número también se reduce la prima).

Por todo ello, esta organización agraria no comparte el modelo que se va a poner en marcha, y que supone la culminación de una línea de trabajo que desvincula los apoyos de la actividad (desacoplamiento de ayudas, como la de la vaca nodriza), "obviando la profesionalidad y la actividad".

De poco sirve que se incorpore un programa de calidad, por el cual se evaluarán los resultados sobre el terreno entre los meses de abril y octubre. COAG considera que el impacto real se debería haber considerado antes de aplicar el sistema "y no después".

Rafael Catalá

Rafael Catalá

Ministro de Justicia

28/11/2017

Patrocinado por

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies