El colectivo LGTBI reclama a la Junta acabar con la "discriminación" de este sector en Educación

Publicado 24/06/2015 17:39:37CET

SEVILLA, 24 Jun. (EUROPA PRESS) -

Ocho asociaciones pro-LGBTI de Andalucía se han puesto de acuerdo para visibilizar al colectivo y denunciar aquellas situaciones que "aún requieren de cambios" para asegurar la igualdad de trato en el entorno educativo. En este sentido, reclaman de la administración andaluza terminar con la "discriminación" de este colectivo en Educación.

Así, este martes, la asociación Trans Huellas daba a conocer el enlace www.protocolotrans.tk, donde cualquier persona puede descargarse el primer protocolo de actuación sobre Identidad de Género en la Educación. "Es importante que el profesorado sepa que el protocolo ya está en vigor y que lo pongan en marcha en sus centros", ha comentado Felipe de Lima, secretario de esta asociación que defiende los derechos de las personas jóvenes transexuales e intersexuales.

Por su parte, la Federación Andaluza Arco Iris ha solicitado una entrevista a la nueva consejera de Educación, Adelaida de la Calle, en un escrito en el que le plantean diez medidas concretas. Desde la federación recuerdan que "en las tres décadas de autonomía andaluza ningún consejero ni consejera de Educación ha recibido a representantes de las asociaciones de lesbianas y gays aún".

Como representante de la asociación de padres y madres con hijos e hijas LGBTI, Carmen Ramírez ha solicitado a las administraciones educativas la inclusión de actividades contra la homofobia en las escuelas de familias.

Por parte de Amnistía Internacional, María Antonia Lastre ha comentado los recursos didácticos que esta organización ofrece a los centros educativos: talleres juveniles contra el acoso en colaboración con entidades LGTBI locales y la exposición fotográfica 'Derechos Humanos y Diversidad Afectivo-Sexual y de Géneros' presentada en Andalucía el pasado mes de diciembre.

Para estas asociaciones, "la homofobia, al igual que la violencia hacia las mujeres, es un problema estructural de nuestra sociedad que el sistema educativo debe enfrentar". "Los adolescentes gays presentan una tasa de intentos de suicidio tres veces superior a la media, no en vano en todos los centros encontramos chicos afeminados que sufren insultos, aislamiento o rechazo", dicen. Algo similar parece ocurrir, aunque de forma menos visible según estas asociaciones, a las chicas lesbianas y, en los colegios, a niños y niñas transexuales.

EL PROFESORADO, "REFLEJO DE LA SOCIEDAD"

Para el presidente de Arco Iris, Gonzalo Serrano, quien además trabaja como profesor de Secundaria, "el propio profesorado también somos reflejo de nuestra sociedad: muchos miran hacia otro lado al oír la palabra 'maricón', acostumbrados al que es el insulto más habitual en los centros. Tampoco es fácil abordar el tema en el aula, ya que la palabra 'homosexual' sigue generando incomodidad y risas. Sin duda es sintomática la invisibilidad del profesorado homosexual, ya que solemos ocultar nuestra orientación por temor a la incomprensión o las faltas de respeto".

Desde Arco Iris también denuncian que los equipos directivos suelen mostrarse reacios "al no ver un claro encaje normativo y temer posibles quejas de padres y madres, algo que parcialmente suple la asignatura Educación para la Ciudadanía"

A pesar de todo, las asociaciones reconocen que la situación ha mejorado mucho en los últimos años, contribuyendo a ello acciones de la propia Consejería de Educación, como la difusión de materiales sobre diversidad afectivo-sexual o la impartición de cursos contra la homofobia para profesorado. También fue importante a juicio de las asociaciones la incorporación en 2010 de referencias explícitas a la homofobia en los reglamentos orgánicos de los centros andaluces.

Finalmente la asociación Trans Huellas recalca la importancia de la puesta en marcha del protocolo de actuación sobre Identidad de Género el pasado 21 de mayo, un hito histórico que debería implicar un cambio cualitativo en la convivencia en los centros educativos, asegurando el respeto a la dignidad de los menores transexuales.

En cuanto a las propuestas, éstas implican designar por parte de la Consejería una persona responsable encargada de coordinar la creación y posterior implementación de este plan; convocar una reunión anual entre la persona designada y representantes de las entidades regionales que trabajan por los derechos de las personas LGBT; institucionalizar el 17 de mayo como día contra la homofobia y la transfobia en el calendario escolar; la inclusión explícita de la lucha contra la homofobia y la transfobia en el II Plan de Igualdad entre hombres y mujeres de la Consejería; o la regulación de un nuevo tipo de plan/programa educativo destinado a fomentar el respeto a la diversidad de orientación afectivo-sexual e identidad de géneros.

También se pide la puesta en marcha de un programa piloto de adhesión voluntaria para la creación de tutorías de atención al alumnado LGTBI; la reforma del reglamento del Consejo Escolar andaluz para permitir la participación en él de las asociaciones de padres y madres con hijos pertenecientes a este colectivo; la formación del profesorado en relación al acoso por homofobia; la difusión al profesorado de materiales específicos; y la realización de un estudio sobre la realidad de las personas LGBTI en el sistema educativo.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies