Concluye por completo la restauración de la fachada del Palacio de Pedro I del Real Alcázar

 

Concluye por completo la restauración de la fachada del Palacio de Pedro I del Real Alcázar

Balón Restos Patio Banderas
EP/SEVILLA
Actualizado 27/01/2011 16:11:16 CET

Los primeros trabajos comenzaron en 2005 y la última fase ha finalizado tras una inversión de 285.000 euros

SEVILLA, 27 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Patronato del Real Alcázar y de la Casa Consistorial, que dirige el alcaide, Antonio Rodríguez Galindo, ha concluido la tercera y última fase de la restauración de la fachada del Palacio de Pedro I o Mudéjar del Real Alcázar de Sevilla, un monumento que hunde sus raíces en la dominación almohade y declarado Patrimonio de la Humanidad. La intervención, con un presupuesto de 285.000 euros y coordinada por el profesor Antonio Almagro, ha devuelto el esplendor al lateral izquierdo de la fachada de este suntuoso recinto.

En concreto, y según han informado Rodríguez Galindo, Almagro y el director conservador del monumento, Antonio Balón, de los trabajos desarrollados se deduce que su estado de conservación era satisfactorio en lo que se refiere a la estabilidad estructural. Sin embargo, existían lesiones de epidermis, que afectaban de modo negativo a la conservación integral del monumento y que requerían ser tratadas de modo adecuado. En su conjunto, este tipo de lesiones son el fruto de la acción del tiempo, como causa general, casi siempre ligadas a los agentes del medio ambiente y la propia naturaleza de los materiales.

La presente actuación ha contado con la colaboración del Laboratorio de Arqueología y Arquitectura de la Ciudad de la Escuela de Estudios Árabes, perteneciente al Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). Los trabajos han destinados a conservar los materiales y elementos decorativos existentes eliminando solo aquellas intervenciones de restauraciones anteriores que se han considerado inadecuadas, especialmente en los casos de mal comportamiento o incompatibilidad de los materiales utilizados. Un especial cuidado se ha tenido en minimizar el impacto visual que la limpieza o la recuperación del colorido original pudieran producir.

TÉCNICAS SEGUIDAS

En la restauración del alero se ha seguido el mismo criterio que en las fases anteriores: consolidar la policromía existente y en los sitios en los que la capa pictórica había desaparecido, se ha realizado una reintegración tratando que el color aplicado se entone con el color presente, más que con el color original. Siguiendo este criterio, que coincide básicamente con los aplicados en otras restauraciones hechas dentro del Real Alcázar, se ha conseguido recuperar una parte sustancial del colorido original del alero, aunque éste aparece atenuado por el efecto del tiempo.

Las yeserías del cuerpo alto de este sector, según han detallado, presentaban diversos problemas, tales como suciedad general, sobre todo por acumulación de polvo, y en algunos casos pequeñas grietas e incluso peligro de desprendimiento de algunas de las piezas. Así, se ha procedido a afianzar las uniones de los distintos elementos y al sellado de las juntas con materiales que garantizan la homogeneidad de la obra. Los restos de polocromía han sido fijados y consolidados. Finalmente se ha aplicado a la yesería, especialmente a las zonas más expuestas, una protección hidrofugante.

ELEMENTOS DE MÁRMOL

Han sido limpiados los elementos de mármol tales como columnas, capiteles y alizares, mediante agua y detergentes neutros y en las zonas en las que fue necesario, mediante la aplicación de emplastes de celulosa impregnados en disolventes inocuos para la piedra. Así mismo, se ha reparado las antiguas reposiciones de material, hechas algunas con morteros incompatibles, en cuyo caso han sido eliminados y sustituidos por otros morteros a base de cal.

Con esta intervención, concluye la restauración completa de la fachada del Palacio de Pedro I, también llamado Palacio Mudéjar, tras haber comenzado los trabajos en 2005 con la realización de una serie de estudios tanto históricos como de la situación física de la fachada y de sus materiales concluidos en 2006. Durante los años 2007 y 2008, se acometió la intervención en el cuerpo central que está integrado por la rica portada pétrea rematada en el soberbio alero policromado, mientras entre los años 2008 y 2009 fue restaurado el extremo derecho de la fachada y en 2010 se restauró el lateral izquierdo.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies