Concluyen las declaraciones de los 'Caracoleños' con varias incomparecencias

Una calle del Polígono Sur.
ARCHIVO.
Actualizado 20/07/2010 19:11:43 CET

SEVILLA, 20 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Juzgado de Instrucción número ocho de Sevilla ha finalizado hoy con las comparecencias de las familias pertenecientes al clan de los 'Caracoleños', --exiliado del Polígono Sur entre abril y agosto de 2009 tras un tiroteo en el que murió un menor de etnia gitana--, por la supuesta ocupación ilegal de las viviendas públicas que adquirieron a terceros en dicho barrio desfavorecido. A cuenta de la denuncia formulada por la Empresa Pública del Suelo de Andalucía (EPSA), que había precintado los pisos durante este éxodo, el juez ha dictado en todos los casos plazos de diez días para el desalojo voluntario de las viviendas, si bien no han asistido a las citaciones unos cinco miembros de este colectivo.

José Estanislao López, el abogado que representa los intereses de este colectivo de etnia gitana, informó a Europa Press de que el Juzgado de Instrucción número ocho, conforme a las diligencias incoadas por la denuncia de EPSA, ha consumado hoy la toma de declaraciones a los últimos miembros de estas familias llamados a comparecer. Como en todos los anteriores casos, las comparecencias de hoy se han resuelto con la habilitación de plazos de diez días para el desalojo voluntario de estas viviendas pertenecientes a la Administración autonómica, dado que estas personas ocuparon nuevamente los inmuebles el 31 de julio de 2009 pese a que ya habían sido precintadas por EPSA.

En todos casos, los denunciados están reconociendo que carecen de documentación en cuanto a las viviendas en cuestión, de promoción pública, y que las adquirieron a sus anteriores moradores, por lo que el Juzgado de Instrucción número ocho les atribuye una ocupación de estas viviendas públicas sin el correspondiente "título" legal que les habilite para ello. El letrado aclaró, no obstante, que varios de los miembros del colectivo; unos cinco, no han comparecido según lo programado alegando distintos motivos, por lo que la citada instancia judicial habrá de convocarles de nuevo.

José Estanislao López, ante la denuncia de EPSA, está esgrimiendo el "principio de igualdad y de actuación no discriminatoria" en defensa de estas familias, dado que la ausencia de documentación efectiva que les vincule con las viviendas es una situación en la que también incurren buena parte de los habitantes "del resto de pisos de esa barriada", en alusión a las Tres Mil Viviendas. Igualmente, anunció que intentará acreditar que durante varios años, el colectivo de familias habitó estos pisos "con el conocimiento de la Junta de Andalucía y sin que nadie les requiriese para abandonar las viviendas".

DEL POBLADO DE LOS BERMEJALES A LAS ÓRDENES DE DESALOJO

Estas familias, que en 2004 protagonizaron el polémico desalojo del poblado chabolista de Los Bermejales al entregarles el Consistorio hispalense partidas de 42.000 euros por su marcha, se auto exiliaron del Polígono Sur en abril de 2009 por temor a represalias ante la muerte de un menor en un tiroteo, pero el 31 de julio de aquel año, tras todo un éxodo chabolista, regresaron a las viviendas que antiguamente ocupaban pese a haber sido precintadas por EPSA. Durante y después del éxodo, periodo en el que habitaron diversos asentamientos chabolistas, la ya extinta Consejería de Vivienda y Ordenación del Territorio inició una investigación administrativa en torno a la situación y el régimen de las 41 viviendas públicas habitadas por estas familias

De la mencionada investigación administrativa, cabe recordarlo, se desprende que al menos 36 de las 41 familias que componen el clan y que ocupaban desde aproximadamente 2004 estas viviendas públicas carecían de vinculo legal alguno con los pisos en cuestión. En concreto, la administración autonómica resolvió positivamente en cinco de los 41 expedientes instruidos para determinar la propiedad y regularización de las viviendas, mientras que en 36 casos no se pudo demostrar la propiedad de los ocupantes. De los cinco casos con resolución positiva, no obstante, una familia renunció a la vivienda y otra no pertenecía propiamente al colectivo de chabolistas.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies