Consumo refuerza los controles para comprobar la seguridad de disfraces y máscaras antes de Halloween

Recurso Halloween
JIMCROTTY.COM FLICKR CC
Actualizado 30/10/2012 15:55:58 CET

Incluye en la red de alerta una máscara de animal, un gorro de vikingo y un disfraz de payaso por riesgo de quemaduras

SEVILLA, 30 Oct. (EUROPA PRESS) -

Los servicios de Consumo de la Junta han realizado una campaña para controlar y comprobar las características y seguridad de disfraces, caretas, máscaras y similares destinados a menores de 14 años, cuyo uso se incrementa estos días con motivo de la celebración de la denominada fiesta de Halloween. En caso de que los productos analizados no cumplan los requisitos básicos y generales de información y seguridad, se adoptan medidas preventivas, sancionadoras o ambas, según corresponda, y se incluyen en la Red de Alerta de Productos de Consumo.

Según explica la Junta en un comunicado, la campaña que acaba de concluir se incluye en el plan anual de control de la Junta y presta especial atención a los productos dirigidos a la población infantil durante determinadas celebraciones como Halloween, carnaval y fiestas escolares, de acuerdo con lo establecido en la Ley 13/2003, de 17 de diciembre, de Defensa y Protección de los Consumidores y Usuarios de Andalucía.

Los resultados provisionales obtenidos hasta el 26 de octubre último indican que se han levantado 155 actas (121 en 2011) de las que 44 (28,38 por ciento del total) han resultado positivas frente al 42,97 por ciento en 2011. Además se han tomado 45 muestras para comprobar la seguridad de los disfraces, resultando hasta la fecha 23 positivas.

Los incumplimientos se refieren a la información que debe mostrar el etiquetado del producto y las condiciones de seguridad del mismo. En cuanto a la primera, el 10,93 por ciento de los artículos no lleva el marcado CE (obligatorio en la Unión Europea para los productos que tienen la consideración de juguetes) y en el 6,72 por ciento la información del etiquetado no figura en la lengua oficial de Estado.

En cuanto a los productos no destinados a niños menores de 36 meses, en un 8,24 por ciento de los casos éstos no llevan el símbolo gráfico de limitación de la edad o la advertencia "no es conveniente para niños menores de 36 meses/3 años". Además, no figura una indicación concisa explicando los riesgos que motivan que no sean convenientes para menores de tres años en el 11,95 , y el diseño del símbolo gráfico de limitación de la edad no se ajusta a las características de la norma en el 5,43 por ciento de los casos.

Por su parte, para comprobar la seguridad de los disfraces, máscaras y artículos similares se han analizado en el laboratorio diversas prendas en las que se ha constatado deficiencias, en especial en cuanto a la velocidad de propagación de la llama y a la duración de la inflamación en caso de fuego.

RED DE ALERTA

La Junta ya ha incluido este año varios productos en la Red de Alerta, en concreto una máscara de animal, un gorro de vikingo y un disfraz de payaso, todos por riesgo de quemaduras.

La Red de Alerta es un sistema de intercambio rápido para la comunicación y el intercambio de información por vía telemática para la detección y localización de productos inseguros. Las comunidades autónomas, el Instituto Nacional de Consumo (INC) y la Unión Europea son los tres niveles en los que funciona esta red.

De este modo, cuando una comunidad o cualquier miembro de la Unión Europea localiza un producto que presenta riesgo para la seguridad de las personas, lo comunica al INC que, a su vez, se encarga de transmitir la información al resto de comunidades autónomas y a la Comisión Europea.

La Junta, por su parte, traslada las notificaciones recibidas del INC y las propias de la comunidad andaluza a las diferentes provincias (a sus respectivos servicios de Consumo) y a los municipios con competencias en esta materia para intercambiar rápidamente información sobre las medidas adoptadas y a tomar (localizar el producto, inmovilizarlo, retirarlo e incluso destruirlo), y realizar un seguimiento de las mismas.

RECOMENDACIONES

Ante las cada vez más numerosas celebraciones con motivo de Halloween y la adquisición de este tipo de productos, Consumo aconseja que se extremen las medidas de prevención en caso de menores. Por eso, se recomienda leer bien la etiqueta y las instrucciones de uso que deben estar en castellano.

En ellas debe aparecer la edad recomendada, los consejos de seguridad y la empresa responsable del producto por si surgiera algún problema. Se aconseja comprar artículos adecuados a la edad del menor y deshacerse de plásticos y envoltorios ya que pueden resultar peligrosos.

Cuando este tipo de artículos van destinados a niños menores de 14 años tienen la consideración de juguetes, y se les aplica la legislación correspondiente a éstos, debiendo, por lo tanto, llevar el marcado CE, que es el símbolo a través del que el fabricante, o importador, en su caso, acredita que el artículo cumple la normativa establecida en materia de seguridad.

En caso de que vayan destinados a personas mayores de 14 años, no son considerados juguetes, con lo que no han de llevar dicho marcado. Con esa señal, el fabricante acredita que cumplen todos los requisitos de seguridad y asegura que han pasado todas las pruebas técnicas y de uso previsible por parte de los niños.

Igualmente, a la hora de comprar se aconseja optar por establecimientos que exhiban el logotipo de adhesión al Sistema Arbitral de Consumo, que garantizan una resolución rápida y gratuita en caso de discrepancia. Además debe conservase siempre el justificante de la compra para poder reclamar o solicitar posibles devoluciones.

Rafael Catalá

Rafael Catalá

Ministro de Justicia

28/11/2017

Patrocinado por

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies