Continúa grave en la UCI el varón herido por la caída del árbol en el Alcázar de Sevilla el pasado mes de mayo

Real Alcázar de Sevilla
EUROPA PRESS/ARCHIVO
Publicado 06/07/2018 12:59:47CET

SEVILLA, 6 Jul. (EUROPA PRESS) -

J.C.C., el varón que resultó herido por la caída de una rama de gran porte de un árbol del Real Alcázar de Sevilla el pasado 16 de mayo y como consecuencia de estas lesiones tuvo que ser hospitalizado, permanece a día de hoy en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital Virgen del Rocío de la capital, en estado grave por las complicaciones generadas a raíz del traumatismo toráxico sufrido por el golpe.

Fuentes familiares han explicado a Europa Press que el varón, que ha cumplido 74 años durante su estancia en la UCI, ingresó el mismo día 16 con un traumatismo toráxico con vértebras rotas y costillas dañadas por el golpe sufrido por la rama caída de un árbol de la especie 'chorisia speciosa' o palo borracho en el Patio del León del Real Alcázar.

Si bien, el golpe también afectó al pulmón, generándole dificultades para respirar. Tras permanecer tres días consciente en la UCI, el varón sufrió una recaída y tuvo que ser sometido a diferentes intervenciones, entre ellas, a una traqueotomía.

El 18 de junio sufrió una parada cardiorespiratoria, con un 95 por ciento de afectación cerebral en la conciencia. Una situación, según las citadas fuentes familiares, "irreversible". Actualmente su estado sigue siendo muy grave.

El varón, con cuatro hijos, se encontraba el día de los hechos junto a su mujer, y el grupo de visitantes del Distrito Macarena del que formaban parte, esperando en el Patio de los Leones para entrar en el Real Alcázar, con los audioguías ya puestos por lo que no pudieron oír el fuerte ruido que causó la rotura de la rama. La esposa de este hombre también resultó herida aunque no necesitó hospitalización.

La familia se ha puesto en contacto con el despacho Avelino Abogados y ya estudian reclamar responsabilidades al Ayuntamiento de Sevilla y a la aseguradora del monumento declarado Patrimonio de la Humanidad en 1987. Hasta el momento, según han explicado fuentes familiares a Europa Press, desde la compañía de seguros no se han puesto en contacto con ellos por lo que no existe asunción de responsabilidad alguna, mientras desde el Consistorio hispalense sí lo han hecho para preguntar por el estado del varón.

EL ÁRBOL NO ESTABA AFECTADO

El día después de los hechos el director general de Medio Ambiente, Parques y Jardines del Ayuntamiento de Sevilla, Adolfo Fernández, explicó que la rama de árbol caída no estaba afectada por "pudriciones" y el ejemplar había sido revisado el pasado 20 de abril, con lo que el siniestro constituiría un "episodio fortuito" encuadrado en la "zona de incertidumbre" que va más allá de "los límites" de la arboricultura.

En árbol de la especie 'chorisia speciosa' o palo borracho que se alza en el Patio del León desde su donación con motivo de la exposición iberoamericana de 1929 sufrió el "desprendimiento" de una de sus ramas altas, cayendo la misma sobre otra rama del ejemplar hasta acabar la caída afectando a ocho personas que visitaban el monumento.

Al respecto, el director general de Medio Ambiente, Parques y Jardines informó de que el citado ejemplar de palo borracho fue objeto de una revisión el 20 de abril, con la tala de algunas de sus ramas, toda vez que en la inspección realizada tras el siniestro se habría comprobado que las ramas protagonistas del siniestro no están afectadas por "pudriciones".

En este sentido, en el atestado policial, al que ha tenido acceso Europa Press, la directora del Real Alcázar, Isabel Rodríguez, describe en un informe que la caída de una rama de un palo borracho afectó a "ocho personas con heridas de distinta índole", tras lo que "inmediatamente y actuando mediante protocolo establecido, el jefe de seguridad privada de la puerta llamó al 112 y al 061, tardando la Policía Local tres minutos en llegar, seguido del 061 con tres ambulancias, bomberos y su servicio médico".

Además, indica que "los dos palos borrachos, por sus características de porte y dada la zona en la que se localizan muy transitada, tienen un tratamiento especial", precisando que el árbol en concreto "fue revisado el pasado 20 de abril, procediéndose a la tala de una rama y no se constató anormalidad en el resto, no existiendo ramas secas ni con pudrición". "No se observó en el tronco a la altura de la rama desgajada ninguna huella o huellas de parásitos ni enfermedad alguna", concluye.