Cs pide suspender cautelarmente las licencias de los taxistas investigados por coacciones y amenazas

Publicado 13/06/2017 15:50:29CET

SEVILLA, 13 Jun. (EUROPA PRESS) -

Mientras las diligencias policiales relativas a presuntas coacciones y amenazas de un grupo de taxistas a miembros de su sector o conductores de vehículos de transporte concertado (VTC), con relación a los servicios en el aeropuerto hispalense, suma ya 32 taxistas investigados, el Grupo de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Sevilla ha apostado por "suspender cautelarmente" las licencias de dichos taxistas investigados, por motivos de "seguridad".

En rueda de prensa, Javier Millán, portavoz municipal de Cs, ha recordando que "el Ayuntamiento debe defender y proteger el derecho al trabajo y la buena imagen de la inmensa mayoría de taxistas honestos, que trabajan dura y honradamente en las calles de Sevilla", donde el servicio de transporte individual de pasajeros está marcado por presuntos cobros abusivos en el sector del taxi, el supuesto monopolio de la parada del aeropuerto por parte de un grupo de taxistas, y el enfrentamiento de dicho sector con los conductores de vehículos de transporte concertado.

Y es que mientras los taxistas acusan a los conductores de VTC de repetidas situaciones de intrusismo y competencia desleal, los últimos denuncian que están siendo víctimas de coacciones, amenazas e incluso agresiones por parte de taxistas.

El pasado mes de febrero, recordémoslo, el pleno del Ayuntamiento rechazaba una propuesta de Ciudadanos, para la celebración directa de una consulta entre los taxistas de la ciudad, sobre la implantación o no de un turno rotatorio en las paradas del aeropuerto y de la estación de trenes de Santa Justa, para impedir así que dichos espacios sean acaparados por algunos taxistas. Y es que la parada del aeropuerto de San Pablo, recordémoslo, está sujeta a una tarifa única con un precio de 22,2 o 24,75 euros.

A la hora de rechazar aquella moción, PSOE y PP aclaraban que no se oponen como tal a dicha consulta, pero primero habría de ser tratada en el seno del Instituto Municipal del Taxi, donde el sector está representado por las dos asociaciones mayoritarias, que rechazan dicha medida.

EL INSTITUTO DEL TAXI

Y es que antes del debate de dicha moción, el consejo de gobierno del Instituto Municipal del Taxi rechazaba la idea de establecer un turno rotatorio en las paradas del aeropuerto de San Pablo y la estación de trenes de Santa Justa, supuestamente monopolizadas. En concreto, votaron en contra de esta posibilidad las asociaciones de taxistas Unión Sevillana del Taxi y Solidaridad Hispalense del Taxi, UGT, PSOE, PP, Participa, IU y los consumidores, y sólo Ciudadanos se mostró a favor.

En cualquier caso, Millán ha dado "por perdido" al concejal de Seguridad y Movilidad, Juan Carlos Cabrera, al que han calificado como "compadre de quienes amparan y fomentan la violencia en el taxi", pues "no tiene valor y le tiemblan las piernas para acabar con un problema más que evidente".

Es por ello que el portavoz de Ciudadanos se ha dirigido esta vez al propio alcalde, Juan Espadas, exigiéndole que "reconozca el monopolio del aeropuerto y tome medidas al respecto, en beneficio de los propios taxistas, de los sevillanos y turistas y de la ciudad". Ha recordado, al respecto, los 32 taxistas investigados en las mencionadas diligencias policiales y el registro policial de la sede de la asociación Solidaridad Hispalense del Taxi, instalada en el propio aeropuerto.

SIN "ESCURRIR EL BULTO"

Así, ha preguntado retóricamente al alcalde si "se subiría a un taxi donde hay punzones, jeringuillas y capuchas y que está conducido por alguien imputado por amenazas, coacciones y pertenencia a organización criminal", en relación a uno de los taxistas investigado y además detenido, a cuenta de los materiales descubiertos en su vehículo. "El alcalde no puede escurrir el bulto, porque la inacción le convierte en cómplice de los violentos, que siguen siendo amparados por el Ayuntamiento", insiste Millán.

Por ello, ha reclamado "la suspensión cautelar de las licencias" de los 32 taxistas investigados, "para garantizar la seguridad de los sevillanos y turistas, que debe ser una prioridad para cualquier gobierno", buscando "la habilitación en la legislación administrativa y que se modifique la ordenanza si fuera necesario".

Así, ha reclamado al alcalde que "deje de dar cobijo a los violentos y tome medidas referentes a la suspensión de las licencias (de los taxistas investigados) y a reformular el Instituto del Taxi, para que todos tengan cabida y se actúe ante la violencia y las prácticas fraudulentas que ensucian la imagen de la ciudad y de los taxistas honrados".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies