La Declaración de Sevilla por la Economía Circular suma ya más de 70 municipios de 14 comunidades autónomas

Espadas, durante las jornadas de economía circular
EUROPA PRESS/AYUNTAMIENTO DE SEVILLA
Publicado 06/06/2017 17:56:39CET

Espadas, sobre Trump y su salida del Acuerdo de París: "Es una malísima noticia, un error, una decisión egoísta, unilateral y poco inteligente"

SEVILLA, 6 Jun. (EUROPA PRESS) -

El alcalde de Sevilla y presidente de la Red Española de Ciudades por el Clima, el socialista Juan Espadas, ha puesto en valor que más de 70 los municipios de 14 regiones, con casi tres millones de habitantes, se han adherido ya a la Declaración de Sevilla por la Economía Circular, aprobada en marzo.

Espadas ha participado en las jornadas de economía circular organizadas por el Ayuntamiento de Riba-Roja del Túria (Valencia), donde ha presidido además el consejo de gobierno de la Red de Ciudades por el Clima de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), en el que se ha planteado el "rechazo total de los alcaldes a la decisión estratégica interesada y equivocada" del presidente estadounidense, Donald Trump, de abandonar los acuerdos de París, que "no tiene en cuenta siquiera las potencialidades de crecimiento de la propia economía verde americana". "Ha pensado sólo en lo que pierde y no en lo que puede ganar", añade.

Además, el responsable socialista ha hecho un llamamiento a los ciudadanos de cualquier parte del mundo, "estén donde estén, a combatir contundentemente y por la vía de los hechos y de las realidades" lo que a su juicio "ya no tiene marcha atrás". "En muy poco tiempo no va a haber dique negacionista que pueda contener la decisión mayoritaria asentada de que hay que parar el cambio climático", señala.

En este sentido, el alcalde ha puesto como ejemplo la suma del trabajo que se hace desde los municipios españoles implicados en la definición y desarrollo de planes para reducir el consumo energético y la huella de CO2, a través de estrategias de movilidad sostenible, de innovación y de prácticas relacionadas con la economía circular que aumentan de manera directa la calidad de vida de sus vecinos.

"Si somos capaces de analizar la especialización inteligente a la que debe tender cada territorio y hacerlo desde la óptica de reutilizar y volver a incluir en el circuito de la producción lo que hoy son deshechos, estaremos generando economía y empleos para la sociedad y ahorros en consumos para los ayuntamientos que podremos dedicar a otras prioridades", explica.

Según detalla el Ayuntamiento hispalense en un comunicado, Espadas ha valorado así que ya sean más de 70 los municipios los adheridos a la Declaración de Sevilla por la Economía Circular, destacando el interés que ha originado en regiones europeas y también suramericanas.

El alcalde llama a los municipios a participar en el cambio de paradigma liderándolo. El 70 por ciento de la población mundial vivirá en ciudades en 2050 y también el 70 por ciento de los gases de efecto invernadero relacionados con el consumo energético provienen de las ciudades. "Las ciudades y municipios podemos ser protagonistas de ese cambio explotando las posibilidades económicas, de desarrollo local y de empleo que están en la senda de la Economía Circular que nos marca la Unión Europea", señala.

"SEVILLA, EN EL BUEN CAMINO"

En su plan de acción contra el cambio climático, Sevilla cuenta con 78 medidas directas que prevén alcanzar en 2020 una reducción total de 1,4 millones de toneladas de CO2, un 52,76 por ciento respecto al año de referencia (2000).

Entre otras medidas, destaca el esfuerzo pedagógico que realiza el Centro de Educación Ambiental de Lipasam, que batió un nuevo récord de participación en 2016 con 48.040 participantes, a los que se suman los más de 30.000 sevillanos participantes en talleres de distrito que también recibirán información y sensibilización.

Este esfuerzo tiene resultados en los datos de recogida selectiva en la ciudad donde el porcentaje de residuos recogidos se ha incrementado en 6,7 por ciento en 2016 respecto al año anterior. En total, 50.578 toneladas, esto supone 3.000 toneladas más que en el año 2015. Se estima que estos niveles de recogida selectiva han evitado la emisión de cerca de 14.500 toneladas de CO2 al año, más de 550 que el pasado año, y cerca de 1.300 más que en 2014.

Por su parte, el 51 por ciento de la flota de autobuses públicos urbanos circula ya con Gas Natural Comprimido y plantea la ampliación de su estación de carga rápida de Gas Natural Comprimido (GNC) y así incrementar la capacidad de repostaje nocturno hasta llegar a los 300 autobuses, ya que en la actual se pueden repostar un total de 200. La reducción de emisiones contaminantes de esta flota de los 100 vehículos nuevos que se podrán repostar en un futuro será muy importante en cuanto a reducción de partículas y a emisión de dióxido de carbono (CO2), que se verá reducido en 97,02 toneladas al año.

A ello se suman, entre otras, medidas en relación con la sustitución de alumbrado público por led, el nuevo plan de coordinación semafórica en los principales viarios de la ciudad que permitirá mejorar la fluidez del tráfico en las principales horas punta del día, así como la velocidad media, reduciendo al mínimo las paradas de los vehículos y moderando la velocidad de circulación, o la apuesta por vehículos eléctricos en la empresa metropolitana de aguas.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies