Decretan cárcel para los detenidos en el caso del hombre hallado carbonizado en Sevilla

 
Consulta el estado del tiempo
Consulte el estado del Tráfico y del Tiempo para estos días >>
Consulta el estado del tráfico
Contador

Decretan cárcel para los detenidos en el caso del hombre hallado carbonizado en Sevilla

Publicado 10/11/2016 13:35:14CET

SEVILLA, 10 Nov. (EUROPA PRESS) -

Un juez de Sevilla ha decretado el ingreso en prisión provisional de los dos detenidos por su presunta relación en la muerte de un hombre que apareció carbonizado en un local de la calle Candelería de la capital el 25 de septiembre, supuestamente por un ajuste de cuentas tras la venta de drogas.

Según han informado a Europa Press fuentes de la investigación, a la mujer le imputa un presunto delito de asesinato y otro de incendio, mientras que al amigo al que supuestamente contó los hechos se le atribuye un presunto delito de encubrimiento.

Ambos detenidos, que ya contaban con antecedentes policiales previos, fueron puestos a disposición de la autoridad judicial en el marco de la operación que ha llevado a cabo el Grupo de Homicidios de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Sevilla.

Este mismo jueves, la Policía Nacional informaba de la detención de M.E.G.L., de 42 años de edad, como presunta autora del asesinato de un hombre que fue hallado carbonizado en septiembre en un local del barrio de Las Candelarias, en la capital, supuestamente por un ajuste de cuentas con motivo de un desacuerdo en la compra de sustancias estupefacientes que la víctima vendió a la mujer.

Según ha señalado en un comunicado, "al sentirse estafada, atrajo al hombre mediante engaño" hasta un local abandonado donde supuestamente lo ató de pies y manos en una silla para "torturarlo hasta causarle la muerte". Después, según ha añadido la Policía, ocultó el cadáver en el mismo local varios días hasta que finalmente decidió prender fuego al recinto con la intención de eliminar las pruebas del crimen".

La investigación se inició con motivo de una intervención previa de los bomberos que acudieron a Las Candelarias para extinguir un incendio que se había originado en un local abandonado habitualmente frecuentado por personas sin hogar y toxicómanos.

Tras sofocar las llamas, los bomberos descubrieron el cuerpo parcialmente calcinado de un hombre que se encontraba tumbado en el suelo con restos de mantas a su alrededor, por lo que en un primer momento se barajó la posibilidad de que el incendio fuera fortuito y la víctima un indigente que se había quedado dormido.

Sin embargo, cuando los agentes se personaron en el lugar y analizaron la escena y el propio cadáver observaron que tenía abundantes marcas de heridas recientes en distintas partes de su cuerpo, por lo que iniciaron una investigación para identificar a la víctima y conocer las causas reales de su muerte.

De esta manera, el informe forense permitió identificar al fallecido como un hombre de 54 años de edad y determinar que la causa de la muerte fue por asfixia; si bien instantes antes de morir este hombre podría haber sufrido torturas de lo que se deduce la aparición de las heridas que se encontraron en su cuerpo.

Asimismo, los investigadores encontraron durante la inspección ocular varios instrumentos compatibles con las heridas y que pudieron ser utilizadas por su torturador, como unas tijeras, una cizalla, un martillo, un cuchillo jamonero y unos alicates.

SUPUESTO AJUSTE DE CUENTAS

Los agentes pusieron en marcha un dispositivo para localizar testigos que pudieran identificar a las personas que frecuentaron el local abandonado el día en que se produjo el incendio y, al mismo tiempo, elaborar una lista de personas que pudieran haber tenido algún desencuentro con la víctima. Así, testigos señalaron a una mujer que días antes de los hechos mantuvo una disputa con la víctima "como consecuencia de un trato de compra-venta de drogas que ambos habían tenido".

La mujer fue identificada, localizada y trasladada para tomarle declaración a dependencias policiales, donde confesó los hechos y relató a los agentes cómo cometió el crimen. Según su relato, atrajo mediante engaño al hombre hasta el local abandonado y consiguió atarlo a una silla para después torturarlo con algunas de las herramientas intervenidas en el local hasta que finalmente le causó la muerte asfixiándolo con varias prendas de ropa.

Posteriormente, según ha añadido la Policía, la mujer intentó ocultar el cadáver bajo unas mantas, pero a los pocos días prendió fuego al local para hacer desaparecer tanto el cuerpo de la víctima como las posibles pruebas que la pudieran incriminar.

Tras la toma de declaración, los agentes detuvieron a esta mujer como presunta autora de un delito de asesinato y otro de incendio; e igualmente, detuvieron a un amigo suyo por supuesto encubrimiento por no dar conocimiento del crimen a la Policía después de que aquella se lo confesara.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies