Defensor pide a Zoido información sobre la retirada de contenedores de aceite e insta a adjudicar de nuevo

Actualizado 17/12/2013 21:03:26 CET

Apuesta por que investigaciones policiales aclaren las extracciones ilegales de aceite y las empresas beneficiarias

SEVILLA, 11 Sep. (EUROPA PRESS) -

El Defensor del Pueblo Andaluz, Jesús Maeztu, ha abierto una actuación de oficio para conocer los motivos que han llevado al Ayuntamiento de Sevilla a "retirar todos los contenedores de recogida de aceite usado doméstico" y ha advertido de que si la empresa que tenía adjudicada la prestación de este servicio "no funcionada adecuadamente", se debería convocar un nuevo concurso para su adjudicación, "pero no se puede entender que se deje a toda la ciudad de Sevilla con la única posibilidad de depositar aceites domésticos usados en los puntos limpios existentes en la ciudad".

Según la resolución del Defensor, recogida por Europa Press, se apunta a que "no parece muy adecuado" que se deje a toda una ciudad como Sevilla, con una población de más de 700.000 habitantes, con la "única posibilidad de depositar aceites usados en los puntos limpios existentes en la ciudad".

Aunque menciona la existencia de cuatro puntos limpios a los que poder trasladar estos aceites, insiste en que supone una "enorme dificultad" para los ciudadanos y subraya que se va a producir, y "de hecho ha tenido lugar ya", un "aumento significativo de la evacuación de los aceites usados domésticos a lugares inadecuados, lo que, sin lugar a dudas, trae consigo un aumento de la contaminación que se pretendía disminuir cuando en su día se instalaron los contenedores".

En este sentido, recuerda que el vertido de los aceites domésticos usados en los desagües y, de ahí, a la red de alcantarillado de la ciudad "no sólo genera obstrucciones y malos olores en las cañerías y la propia red de alcantarillado, si no que también suponen una importante agresión para el medio ambiente y aumenta sensiblemente la dificultad y los costes de la depuración de las aguas residuales".

Así, "sin perjuicio de que se exijan las responsabilidades a que hubiera lugar en función de las cláusulas del contrato con la entidad adjudicataria del servicio", Maeztu considera que, aunque se aceleren los trámites para convocar un nuevo concurso, "no se debería haber adoptado una medida tan drástica como la de suprimir todos los contenedores de esta naturaleza en tanto en cuanto comenzara a prestar este servicio la nueva empresa adjudicataria del mismo".

DECISIÓN "DRÁSTICA Y LESIVA"

"Nos hemos dirigido al Ayuntamiento de Sevilla con objeto de conocer, en síntesis, el plazo en que se podría realizar la adjudicación de este servicio, las medidas que se hubieran previsto para evitar que la nueva adjudicataria de la concesión genere problemas similares a los mencionados y las razones por las que se optó por una decisión tan drástica como retirar los 200 contenedores existentes en la ciudad", recalca, insistiendo en que parece que era una decisión "más lesiva en sus consecuencias ambientales que las que, por sí, ya provocaba la disfuncionalidad de la retirada de los residuos por parte de la empresa adjudicataria y las de las esporádicas extracciones que se estaban realizando de manera ilegal por algunas personas en estos depósitos".

En todo caso, cree que "si no se ha realizado, debiera haber tenido lugar una investigación policial destinada a identificar, y exigir las responsabilidades de toda índole a que hubiera lugar, las personas que realizaban estas extracciones ilegales de aceite como a los titulares de las empresas que recibieran o se beneficiaran de este vertido ilegal".