Desestimada la demanda de un prejubilado de Mercasevilla por la denegación de su subsidio de paro

 

Desestimada la demanda de un prejubilado de Mercasevilla por la denegación de su subsidio de paro

Colectivo De Prejubilados De Mercasevilla.
EUROPA PRESS
Actualizado 07/02/2012 16:38:21 CET

SEVILLA, 7 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Juzgado de lo Social número cuatro ha desestimado, finalmente, una de las varias demandas formuladas por los prejubilados del expediente de regulación de empleo (ERE) promovido en 2007 por la sociedad mixta Mercasevilla, contra la negativa inicial del antiguo Instituto Nacional de Empleo (INEM) a concederles el subsidio de desempleo. Este mismo juzgado, como se recordará, estimó en 2011 la demanda promovida por el propio INEM para reclamar a 16 de estos extrabajadores de Mercasevilla el reintegro de las cuantías percibidas con cargo al subsidio de desempleo.

La sentencia, emitida el 7 de septiembre de 2011 y recogida por Europa Press, corresponde a la vista oral celebrada el 28 de julio de 2011 en el Juzgado de lo Social número cuatro de Sevilla.

EL CONFLICTO DEL INEM Y MERCASEVILLA

El antiguo INEM, según explicaba a Europa Press Rafael Domínguez, presidente del comité de empresa de Mercasevilla, había contabilizado finalmente como "ingresos de renta" los contratos de préstamo librados por Mercasevilla en favor del colectivo de prejubilados del ERE de 2007 para cubrir las cuantías que habrían de percibir merced a sus prejubilaciones, puesto que la negativa de la Consejería de Empleo a participar en la financiación de este expediente de regulación de empleo mantiene paralizados estos pagos. A tal efecto, el INEM denegó por supuesta incompatibilidad el subsidio de desempleo a los prejubilados de este colectivo que lo solicitaban en aquel momento, reclamando además el reintegro a aquellos que ya gozaban de esta prestación.

La tesis del comité de empresa y de los prejubilados parte de que el ERE de 2007 nació como una "continuación" del expediente de regulación de empleo de 2003, cuya negociación comenzó antes del mes de mayo de 2002 bajo una legislación que "no consideraba como rentas" las indemnizaciones por prejubilación. "Los ERE de 2003 y de 2007 forman parte del mismo procedimiento", defiende Rafael Domínguez.

LA PRIMERA SENTENCIA

El Juzgado de lo Social número cuatro de Sevilla, mediante una sentencia emitida el 26 de julio y recogida por Europa Press, había estimado finalmente la demanda formulada por el Instituto Nacional de Empleo para reclamar a 16 de estos prejubilados el reintegro de las cuantías percibidas con cargo al subsidio de desempleo. El juzgado, en su sentencia, resolvía por un lado que los ERE impulsados en 2003 y 2007 en el mercado central de abastos son procedimientos "distintos" y computaba como "rentas" incompatibles con el subsidio de desempleo los contratos de préstamo librados por la compañía para cubrir las indemnizaciones de este colectivo.

Y es que, según argumenta el juzgado en esta sentencia, las cuantías percibidas gracias a los contratos de préstamo se atienen al artículo 215 de la Ley General de la Seguridad Social, que califica como renta computable "cualquier bien, derecho o rendimiento derivado del trabajo" y que somete la prestación por desempleo a nivel asistencial a la carencia de rentas superiores al 75 por ciento del salario mínimo interprofesional. "Estas cantidades abonadas deben ser consideradas como rentas y debe prosperar la demanda", zanja la sentencia, que además defiende que "aún considerando" que los ERE promovidos en 2003 y 2007 por Mercasevilla fuesen "solo uno", tampoco se aplicaría la Ley 45/2002 en este caso.

NUEVA RESOLUCIÓN JUDICIAL EN EL MISMO SENTIDO

Pues bien, en esta nueva sentencia, emitida por la misma instancia judicial pero merced a la demanda formulada por un prejubilado del ERE de 2007 al denegar el INEM su solicitud de subsidio por desempleo, falla en los mismos términos. "Es evidente que todas las cantidades que derivan de dicho ERE se han de computar a efectos de dicho artículo, incluidas las del préstamo, porque hay que estar a la verdadera naturaleza de los negocios jurídicos y no al nombre que les den las partes", señala la sentencia en alusión al artículo 215 de la Ley General de la Seguridad Social. El fallo, igualmente, no considera probado documentalmente que el ERE de 2007 naciese como "continuación" del procedimiento de 2003.

En concreto, el expediente de regulación de empleo impulsado en 2007 por el mercado central de abastos de Sevilla, cuyo coste se eleva a 9.046.976,95 euros, fue aprovechado por aproximadamente 40 empleados para acceder a la prejubilación. No obstante, sus prestaciones han quedado en el aire al desligarse la Consejería de Empleo de la financiación de este procedimiento actualmente sometido a investigación por el Juzgado de Instrucción número seis, dirigido por Mercedes Alaya.

EL ERE DE 2007

Y es que, aunque el por entonces director general de Trabajo y Seguridad Social de la Junta de Andalucía, Francisco Javier Guerrero, había firmado entre 2007 y 2008 varios documentos mostrando la "conformidad" de la Dirección General de Trabajo y Seguridad Social en cuanto al libramiento de fondos para las prejubilaciones de varios trabajadores de Mercasevilla acogidos al ERE de 2007, el vigente director general de Trabajo y Seguridad Social, Daniel Rivera, advierte en un documento oficial recogido por Europa Press de que estos actos firmados por Guerrero, fueron "meros actos de comunicación huérfanos del sustento de cualquier resolución o convenio".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies