Las desmotadoras de algodón andaluzas tendrán que comunicar el cese de actividad antes de que acabe este mes

Actualizado 20/07/2009 19:39:11 CET

Desmotadoras de algodón estiman que quedarán en Andalucía unas seis instalaciones tras el desmantelamiento del sector

SEVILLA, 20 Jul. (EUROPA PRESS) -

Las desmotadoras de algodón andaluzas dispondrán desde esta semana hasta la próxima, antes de que acabe julio, de siete días naturales para comunicar y formalizar el cese de actividad, en el caso de que deseen acogerse al plan de reestructuración del sector y así poder optar posteriormente a las ayudas y subvenciones que se habiliten.

Este plazo se plantea hoy en una orden de la Consejería de Agricultura y Pesca publicada en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA), por la que se establece una condición adicional con respecto a la media de desmantelamiento total y permanente de instalaciones de desmotado, incluida en el programa español de reestructuración para el sector del algodón.

Según dicha orden, consultada por Europa Press, esa condición adicional con respecto al desmantelamiento total y permanente de las instalaciones de desmotado contempla que para poder acogerse a la medida de desmantelamiento total y permanente de las instalaciones de desmotado, el cese "definitivo y total" del desmotado de algodón en la planta o plantas correspondientes debe realizarse en la campaña 2009/2010.

De esta forma, las empresas que deseen acogerse al cese de actividad habrán de comunicarlo a la Consejería de Agricultura y Pesca en el plazo de siete días naturales, contados desde el miércoles, el día siguiente al de entrada en vigor de la presente orden, para así "comprobar el cumplimiento de la condición adicional del cese efectivo de la actividad en la campaña 2009/2010".

A partir de ese momento podrán requerir a la Consejería la realización de un control 'in situ', que tendrá por objeto "la comprobación de las buenas condiciones de uso" de las instalaciones.

La orden recordó que "en ningún caso la comunicación de la intención del desmantelamiento y la comprobación 'in situ' implicará la concesión de la ayuda que corresponda, que estará sujeta a la previa regulación de las bases reguladoras de la concesión de las subvenciones y convocatoria correspondiente, conforme a la legislación estatal y autonómica en materia de subvenciones".

Según indicó a Europa Press la presidenta de la Agrupación Española de Desmotadoras (AEDA), Elena Sáenz, esa condición adicional se ha establecido a petición y en consenso con el propio sector desmotador, ya que así se permitirá "que las empresas que opten por el cierre no puedan trabajar este próximo año y además puedan empezar a hacer los trabajos efectivos de acondicionamiento para pasar la inspección pertinente antes de desmantelar".

"Se obliga a las empresas que vayan a desmantelar a que no hagan esa campaña de desmotado e inicien las labores previas para desmantelar", agregó.

Sáenz precisó que aunque no se conocerán el número exacto hasta que no acabe el plazo descrito de siete días naturales, estiman que quedarán un máximo de seis desmotadoras en Andalucía, de las 23 que existían en la Comunidad, a las que se suman otras cuatro en Murcia, de las que está previsto que no quede ninguna en activo y que cierren todas.

La presidenta de AEDA espera que estas seis desmotadoras "atiendan a todo el territorio y la superficie productora, aunque la producción va a quedar dispersa respecto a las factorías que van a permanecer".

Explicó que los rendimientos han bajado "mucho" en los últimos años, y aunque no esperan circunstancias "tan adversas como las del año pasado, donde los rendimientos, que rondaban unos 3.500 ó 4.000 kilos por hectáreas, apenas llegaron a 1.000 kilos", estiman que tras la reestructuración se alcancen unos rendimientos medios "razonables" de entre 2.000 y 2.500 kilos por hectárea.

Asimismo, tras recordar que el sector algodonero dispone de unas 57.000 hectáreas, tras la reestructuración las desmotadoras esperan contar con unas 50.000 hectáreas declaradas, que produzcan cada año entre 100.000 y 120.000 toneladas.

Sáenz recordó que el sector "vive en los últimos años una situación tan mala que era necesario establecer estas condiciones que permitirán que este año las que vayan a trabajar lo harán en condiciones mejores".

De esta forma, con esta comunicación del cese de actividad "buscamos que las desmotadoras que queden y permanezcan estén repartidas por el territorio para que haya un equilibrio en las que queden en cuanto a distribución y capacidad", agregó Sáenz.

Ésta reiteró que este requisito publicado hoy en el BOJA ha sido "impulsado desde el propio sector desmotador", de forma que "si no se hubiera tomado esa medida, no se hubiera conseguido que seis empresas optaran por quedarse, pues se les debe asegurar una viabilidad a las que se queden y debe existir un equilibrio entre la capacidad que se buscaba en el sector y las que se quedan".

La consejera de Agricultura y Pesca, Clara Aguilera, ya destacó hace varias semanas que el sector desmotador de algodón de Andalucía contará con 48 millones de euros a través del Programa Nacional de Reestructuración aprobado el pasado 25 de mayo por el Consejo de Ministros de la Unión Europea (UE), lo que supone el doble de tiempo y presupuesto que recogía el régimen anterior --24 millones de euros para cuatro años--.

Rafael Catalá

Rafael Catalá

Ministro de Justicia

28/11/2017

Patrocinado por

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies