Detenido un clan familiar en Sevilla por extorsionar a vecinos y apropiarse de sus hogares en las Tres Mil Viviendas

Viviendas del Polígono Sur de Sevilla
EUROPA PRESS/JUNTA DE ANDALUCÍA - Archivo
Publicado 12/06/2018 17:50:19CET

SEVILLA, 12 Jun. (EUROPA PRESS) -

Agentes de la Policía Nacional han detenido a los integrantes de un clan familiar dedicado presuntamente a extorsionar, amenazar y usurpar casas en el barrio de las Tres Mil Viviendas del Polígono de la ciudad de Sevilla.

Según ha informado la Policía en un comunicado, las víctimas, que debían dinero a este clan, eran coaccionadas y amenazadas con armas de fuego a fin de que abandonasen sus domicilios, en ocasiones con sus efectos personales en el interior, para entregarlos como pago de la deuda, teniendo algunas familias que salir incluso de la provincia de Sevilla.

Una vez en posesión de estas viviendas, el clan las ponía a nombre de terceras personas, integrantes del grupo pero que formaban parte de "escalones más bajos", a fin de que no se relacionaran con las coacciones llevadas a cabo por los dirigentes y no levantar sospechas.

Posteriormente estas viviendas pasaban a utilizarse como punto de venta de drogas o como "guarderías" para almacenar droga y armas.

"AUTÉNTICOS BUNKERS DE GUERRA"

La Policía Nacional ha tenido que realizar diversas gestiones en Sevilla y en la provincia para identificar al clan familiar que presuntamente extorsionaba, así como estas viviendas.

Durante la investigación, los agentes han comprobado las fuertes medidas de seguridad que disponían las viviendas que el grupo presuntamente tenía en posesión, calificándolos como auténticos "bunkers de guerra", provistos de cámaras de seguridad con visión nocturna que recogen todos los ángulos posibles de las parcelas y del exterior de estos domicilios, muros de hormigón de más de cuatro metros de altura y vallado de pinchos.

Los integrantes del clan habían desarrollado un aprendizaje en las técnicas policiales, por lo que sus miembros iban borrando todo tipo de pistas sobre sus lugares de residencia, alternando distintas viviendas para de ese modo dificultar todas las gestiones que permitieran localizarlos.

El resultado de las diligencias policiales posibilitaron localizar a este clan, denominado 'Clan de los Porros', en una urbanización a las afueras del municipio sevillano de Dos Hermanas, lo que se consiguió tras varias semanas de vigilancias discretas en torno a la misma.

El operativo culminó con la detención de todos los miembros del clan familiar que participaron en los hechos --un total de seis personas--, así como de otros altercados que tuvieron lugar después de que una víctima formulara la denuncia, ya que amenazaron al padre de ésta para que la retirara, a la vez que intentaron disuadir a la víctima aplicando 'la ley gitana' para evadir así la acción de la justicia.

La investigación e intervención ha sido llevada a cabo por los agentes del Grupo de Atracos de la Jefatura Superior de Sevilla.