Detenido en Castilblanco (Sevilla) el presunto autor del ataque con un hacha a su vecino

Actualizado 20/08/2018 10:26:25 CET

CASTILBLANCO DE LOS ARROYOS (SEVILLA), 20 Ago. (EUROPA PRESS) -

La Guardia Civil de Castilblanco de los Arroyos (Sevilla) ha detenido a F.C.G, de 40 años de edad, presuntamente implicado en una brutal agresión con un hacha de grandes dimensiones a un vecino de la citada localidad.

Según informa la Benemérita en un comunicado, los hechos sucedieron el pasado 11 de agosto y el motivo de la agresión podría haber sido que la víctima recriminó a esta persona por haberle robado.

Así las cosas, como resultado de la brutal agresión con un hacha, la víctima registró lesiones muy graves y, según testigos presenciales, la "obcecación del autor al golpear reiteradamente a su víctima parecía ser con la intención de causarle la muerte", aunque el "objetivo" del presunto autor no fue consumado gracias al auxilio de terceras personas allí presentes, quienes recibieron amenazas graves con arma blanca para que lo dejasen huir. Además, indica que, a la vez que atacaba a la víctima, se podía oír cómo el agresor gritaba en tono amenazante que "el siguiente a quien mataría sería a su padre".

Asimismo, la víctima fue atendida en el centro de salud de la citada localidad y tuvo que ser evacuada en helicóptero hacia un hospital de Sevilla capital para ser intervenida quirúrgicamente ante la gravedad de las lesiones originadas que, actualmente, la mantienen ingresada en el centro hospitalario para vigilancia de la evolución de los daños.

Por ello, la Guardia Civil inició una investigación con el fin de averiguar la identidad del supuesto agresor y el total esclarecimiento del trágico suceso. Una vez recabadas informaciones y obtenidas pesquisas sobre la presunta autoría, se realizó un amplio dispositivo de búsqueda y localización del presunto agresor, "el cual culminó con éxito con la detención de F.G.C., presunto autor material de los hechos, quien en ese momento intentaba refugiarse en un domicilio familiar para eludir la acción de la justicia".

Según asegura, el presunto agresor mostró "actitud desafiante y agresiva" con los agentes, "no mostrando en ningún momento arrepentimiento por sus acciones y causando daños materiales en las instalaciones de las dependencias oficiales de la Guardia Civil".

Tras finalizar la instrucción de las pertinentes diligencias, el detenido fue puesto a disposición judicial, decretando su ingreso en prisión preventiva, comunicada y sin fianza.