Detenidos los dueños de dos establecimientos por hacer transacciones comerciales con tarjetas clonadas

Actualizado 18/05/2012 12:12:09 CET

Las tarjetas habían sido copiadas en Estados Unidos y pertenecían a ciudadanos americanos

SEVILLA, 18 May. (EUROPA PRESS) -

Agentes de la Policía Nacional han detenido a A.S.P.B., de 47 años, y a J.M.C.C., de 31 años, ambos propietarios de dos establecimientos ubicados en Sevilla, por realizar cargos en distintas tarjetas bancarias de ciudadanos estadounidenses que habían sido previamente clonadas.

Los dos detenidos manifestaron a los agentes que habían recibido la visita de varios hombres, quienes les habían propuesto realizar cobros de falsas transacciones comerciales a través de la TPV de su negocio obteniendo a cambio una comisión del importe defraudado, ha informado la Policía en una nota.

En el primero de los establecimientos, los agentes fueron avisados por el departamento de Seguridad de la entidad bancaria que tenía establecido el sistema de pago TPV de un establecimiento dedicado a la venta de móviles, ya que se habían realizado numerosas y reiteradas transacciones bancarias en cortos periodos de tiempo --tan sólo pocos minutos entre una y otra--, lo cual llamó la atención del responsable de la seguridad de dicha entidad.

Una vez que los agentes iniciaron la investigación, descubrieron que en dicho establecimiento se habían realizado con 28 tarjetas de crédito de distintos ciudadanos estadounidenses un total de 81 transacciones comerciales en un periodo de 24 horas. En total, con las transacciones realizadas se consiguió defraudar un total de 240.000 euros, de los cuales fueron recuperados unos 190.000 tras conseguir bloquear gran parte de las transacciones comerciales realizadas de manera fraudulenta.

EN UNA CERVECERÍA

Durante el transcurso de esta investigación, los agentes descubrieron la existencia de un delito similar llevado a cabo en una cervecería de la capital hispalense, en la que el dueño del establecimiento realizó más de un centenar de operaciones con un total de 44 tarjetas de crédito clonadas en tan sólo unas horas.

Igualmente, las tarjetas que habían sido clonadas pertenecían a ciudadanos de Estados Unidos y la cantidad defraudada asciende en este caso a más de 240.000 euros de los cuales, de los que fueron interceptados 190.000 euros.

Una vez arrestados los dos propietarios de los establecimientos, los investigadores descubrieron que, en ambos casos, estos habían recibido la visita de tres personas que les habían propuesto formar parte de este negocio ilegal consistente en realizar falsos cobros mediante tarjetas de crédito clonadas a ciudadanos estadounidenses por las que recibirían una comisión que oscilaba entre el 15 y el 40 por ciento.

LA INVESTIGACIÓN CONTINÚA ABIERTA

Estos individuos empleaban medidas de seguridad para evitar ser identificados por los empresarios con quienes realizaban los acuerdos fraudulentos o por la propia Policía. Por su parte, los dos detenidos, que no contaban con antecedentes policiales previos, ya fueron puestos a disposición judicial, mientras que la investigación continúa abierta encaminada a localizar a estos supuestos individuos y concretar su nivel de implicación en este delito.