Detenidos un padre y un hijo fruteros acusado del robo de naranjas en Sevilla

 

Detenidos un padre y un hijo fruteros acusado del robo de naranjas en Sevilla

Naranjas robadas y recuperadas en Sevilla
EUROPA PRESS/GUARDIACIVIL
Publicado 10/05/2016 12:00:02CET

SEVILLA, 10 May. (EUROPA PRESS) -

La Guardia Civil ha detenido en Sevilla a F.M.V. y F.M.R., padre e hijo y fruteros, como presuntos responsables de robo de naranjas en el campo en la vega del Guadalquivir.

Como consecuencia de las tareas del Grupo de Investigación de la Guardia Civil de Cantillana investigando una serie de robos con fuerza y hurtos de frutas del campo prácticamente toda la vega del Guadalquivir y su campiña y al vigilar vehículos sospechosos, los agentes detectaron de madrugada dos vehículos que, a simple vista, parecían cargados en exceso.

Según ha afirmado en un comunicado la Guardia Civil, los siguieron y comprobaron que se dirigían de Brenes a Sevilla, concretamente a determinados puestos de Mercasevilla, donde supuestamente pretendían vender la fruta.

Una vez interceptados, la Guardia Civil, en compañía de agentes de la Policía Nacional, revisaron la carga de estos vehículos y solicitaron la documentación para acreditar la procedencia de estos 4.107 kilogramos de naranjas de mesa frescas y recién cortadas.

Al revisar la carga de los vehículos, la Guardia Civil localizó, además de la fruta, gran cantidad de cajas de plástico de diferentes proveedores o agricultores del campo que han denunciado ser víctimas de robos y hurtos. Entre éstas, se encuentran unas serigrafiadas con el nombre de un agricultor que había denunciado la sustracción de 65.000 kilos de naranjas.

Los agentes interrogaron a los conductores, que no pudieron demostrar la propiedad ni facilitar dato alguno en cuanto a su origen y afirmaron que "se las compraron a varios rumanos", pero sin facilitar filiación.

Una vez comprobadas las denuncias recientes por robo de naranjas, localizaron a un agricultor que reconoció haber sido objeto de robo de naranjas hace escasas horas, de la misma variedad que las que cargaban los detenidos, por lo que se les devuelve como legítimo propietario.

Por todo esto y ante la evidencia de las pruebas, la Guardia Civil detuvo y posteriormente puso en libertad con cargos a estas dos personas, padre e hijo, fruteros de profesión, por al menos un delito de robo con fuerza de frutas del campo.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies