Empleados de Tussam cortan hoy el tráfico en calles de Nervión por una marcha contra privatización de la C7

Actualizado 29/12/2009 6:55:35 CET

SEVILLA, 29 Dic. (EUROPA PRESS) -

Los trabajadores de la empresa municipal de transportes de Sevilla (Tussam) están llamados a movilizarse a partir de las 18,00 horas de hoy para marchar desde las inmediaciones de las antiguas cocheras de la empresa en El Porvenir hasta las actuales instalaciones en la avenida de Andalucía en señal de protesta por la privatización de la nueva línea C7; en la práctica, la manifestación supondrá el corte al tráfico en varias vías importantes de la barriada de Nervión.

El secretario general de CCOO en Tussam, Miguel Pereira, explicó a Europa Press que, aunque inicialmente se pretendía marchar por Luis de Morales y Luis Montoto, un acuerdo con la Delegación del Gobierno en Andalucía ha establecido un itinerario alternativo para "suavizar" el impacto, dado que estas vías soportan una gran carga de vehículos en estos días por las fiestas navideñas.

De esta manera, Pereira señaló que la manifestación partirá desde la Plaza de la Pirotecnia, en la avenida Diego Martínez Barrios, para posteriormente desfilar por San Francisco Javier, Eduardo Dato, Gran Plaza y avenida de la Cruz del Campo, hasta llegar a la avenida de Andalucía.

Pereira ya afirmó que las movilizaciones pretenden defender "las contrataciones públicas y el empleo de 140 familias", en referencia a las primeras estimaciones del plan económico y financiero de la empresa, que apuntaban a la no renovación de contratos. De hecho, ya hay unas 40 personas que a partir de enero quedarán afectadas por esta medida.

Las reivindicaciones de la plantilla de Tussam, según el secretario general de CCOO de Sevilla, pasan por que la directiva del ente "se siente a negociar y que la línea C7 --que une Triana a nivel interno con motivo del plan especial por la peatonalización de San Jacinto y que ha sido adjudicada a Casal-- pase a estar gestionada y explotada por Tussam".

En este sentido, los trabajadores han protagonizado un cruce de declaraciones con el comité de empresa de Casal, que les acusa de boicotear la línea en el primer día de funcionamiento, hecho que es negado por los empleados del organismo público, que aduce haber montado en el vehículo para conocer 'in situ' sus prestaciones.