Empresarios andaluces ven "clara y contundente" la línea de recuperación en 2016, según barómetro

Publicado 23/11/2015 17:06:50CET

SEVILLA, 23 Nov. (EUROPA PRESS) -

El XVI Barómetro de Expectativas Empresariales, de la revista Andalucía Económica, refleja la perspectiva de los empresarios andaluces de una "clara y contundente" línea de recuperación para 2016 que deja "poco margen para la duda y especulación".

En relación a la facturación, las expectativas son "magníficas", ya que las compañías subrayan una "contundente y clara" tendencia de crecimiento. El 72,89 por ciento de los empresarios entrevistados estima que aumentará su facturación, frente a tan sólo un 3,61 por ciento de encuestados que estima que esta disminuirá, siendo el porcentaje más bajo desde el comienzo de nuestra serie histórica de previsiones. También es menor que el año pasado el número de empresarios que cree que en 2016 su cifra de negocio se mantendrá (23,49%).

Respecto a la variable beneficios, es la primera vez que son mayoría las compañías que estiman tendrán mayores beneficios en el ejercicio 2016 (59,04%). Un 34,34 por ciento de los encuestados apuesta por mantenerse como este 2015, y sólo un 6,63 por ciento de las empresas prevé menores beneficios.

Alentadoras son las previsiones de las empresas respecto al empleo. Un 53,61 por ciento de los encuestados piensa que su plantilla aumentará el próximo ejercicio; un 43,98 por ciento la mantendrá en los mismos términos; y un testimonial 2,41 por ciento de los encuestados prevé tener menos empleados.

Una variable cuyo comportamiento se identifica con el deseo de progreso de las empresas es la inversión en activos que, al igual que las anteriores, se muestra en la misma senda, siendo mayoría (50,01%) las empresas que prevén desarrollar programas de inversión para el 2016, frente a un 7,23 por ciento que estima disminuirá esta actuación.

Se observa que por primera vez han aumentado las expectativas de las compañías respecto a su facturación, beneficios, creación de empleo e inversión en activos a desarrollar; superando no sólo a las opiniones adversas, sino a aquéllas que argumentaban el mantenimiento de niveles pasados.

EXPECTATIVAS ECONÓMICAS

El optimismo empresarial respecto a la recuperación de la economía es la nota dominante de este segundo bloque de expectativas. Así, cerca del 75 por ciento de los encuestados opina que en 2016 la economía española mejorará respecto a este ejercicio. Sólo un tres por ciento opina lo contrario.

También se pregunta a las compañías sobre la posibilidad de que España mantenga tasas anuales de crecimiento del PIB por encima del 2,5 por ciento para los siguientes ejercicios, tasa de la que se entiende puede generar empleo y desarrollo económico. La mayoría de los empresarios estima que España mantendrá un ritmo de crecimiento superior al 2,5 por ciento tanto en 2016 como en 2017, así como en los tres próximos ejercicios.

Con relación a la opinión del comportamiento de la economía española frente a la Zona Euro también se percibe optimismo, aunque con valores absolutos diferentes a la anterior cuestión. Cerca del 58 por ciento de las empresas consultadas estima que la economía española evolucionará mejor o mucho mejor que la europea; un 40,40 por ciento cree que el comportamiento de ambas economías será similar, y sólo el 1,80 por ciento de las consultadas opina que España crecerá menos el resto de países de la Zona Euro.

Con referencia a la evolución del comportamiento de la economía andaluza frente a la española, sigue manteniéndose la tendencia mayoritaria de los empresarios que se inició ya en el 2014 sobre una evolución similar (56%), frente a los que estiman será peor en el ejercicio 2016 (27,70%) y los que apuestan porque Andalucía crecerá más que el resto del país (15,10%).

COYUNTURA GENERAL

El penúltimo bloque de estudio analiza variables de coyuntura general, que se vienen recogiendo desde el año 2000, y que se han ido actualizando con relación a los avatares de la economía nacional e internacional. Con relación a la inflación, en opinión de las compañías entrevistadas, su comportamiento se mantendrá como hasta el momento, no previendo cambios significativos en su evolución. La tasa de variación anual del IPC en nuestro país el pasado septiembre se situó en el -0,9 por ciento, un comportamiento de cinco décimas inferior a la del mes anterior.

En cambio, con relación a la variable de morosidad, se ve una clara tendencia de que disminuirá para el año 2016, opinión que contrasta con la que había en el 2009, donde la tendencia era que aumentaría con seguridad. Esta tendencia, que ha ido evolucionando positivamente desde 2014, demuestra, asimismo, un cambio que se ha de reflejar en otras variables económicas y que se ha de identificar con una evolución positiva en nuestra economía.

En el mismo sentido, se puede analizar la variable de demanda interna, que ha ido cambiando su tendencia desde las identificadas para 2014. Se destaca para 2016 una tendencia de aumento frente al resto de ejercicios.

Con relación a la presión fiscal, las compañías entrevistadas creen que se mantendrán en los actuales niveles, no habiendo sufrido una apreciación diferente con respecto al año pasado, aún cuando se han producido ya algunas reformas anunciadas por el Gobierno meses atrás, que verán sus efectos en el presente y próximo ejercicio.

En cuanto a la tasa de empleo, se aprecia un claro cambio de tendencia, si bien, las definidas para 2016 son de "una clara e indiscutible opinión favorable", produciéndose el gap más importante entre éstas y las que hubo para 2009, donde se identifica la opinión más adversa de la serie histórica analizada.

Las esperanzas de acceso al crédito quedan de manifiesto con la opinión de que para 2016 haya una mayor circulación y disposición al crédito, lo que es en sí mismo un estímulo de la economía.

POLÍTICAS EMPRESARIALES SOCIALES

Este cuarto y último bloque del Barómetro de Expectativas Empresariales profundiza sobre aspectos relacionados con las políticas de gobierno y autonómicas. A la cuestión de qué sectores se comportarán de forma más dinámica el próximo ejercicio, aún cuando sigue manteniéndose como en años anteriores el sector turístico como el más influyente, se ha de mencionar que el sector primario, con un 32,50 por ciento de respuestas, le sigue como el segundo más dinámico de la economía andaluza, en opinión de los encuestados.

Es de reseñar también, la opinión del 20,50 por ciento de los empresarios entrevistados que consideran el sector de la construcción e inmobiliario como dinamizador de la economía.

La celebración, el próximo mes de diciembre, de las elecciones generales, será decisivo para la economía española -y andaluza- en 2016. Hoy, un 74,70 por ciento de los empresarios encuestados manifiestan la necesidad, de manera total o parcial, de que este pacto político se lleve a cabo para seguir afrontando el momento actual, obteniendo esta respuesta el nivel más alto tras el 85,30 por ciento que igualmente así se expresaba en el año 2011, cuando el 20 de noviembre tenían lugar las últimas elecciones generales.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies