Espadas niega una "tala masiva" y defiende que dada apeo está "avalado" por "informes singularizados"

Tala en el Pumarejo
PARTICIPA
Publicado 09/07/2018 13:57:34CET

SEVILLA, 9 Jul. (EUROPA PRESS) -

El alcalde de Sevilla, Juan Espadas (PSOE), ha negado este lunes que el Ayuntamiento esté acometiendo una "tala indiscriminada" de árboles, defendiendo que sobre todos y cada uno de los ejemplares eliminados pesaba un "informe singularizado" de carácter técnico, como "aval" de su apeo a cuenta de su estado de deterioro y la "situación de riesgo cuatro" para las personas.

En rueda de prensa, Juan Espadas ha afrontado las críticas relativa a las talas acometidas en distintos puntos de la ciudad, negando rotundamente que se trate de "talas indiscriminadas". "Jamás en los últimos años se ha apeado un árbol sin que lo avalase un informe específico de un técnico", ha defendido, retando a "cuestionar" con argumentos de rigor los informes previos a cada una de las talas.

En ese sentido, y después de que un informe de 2015 reflejase que más de 2.500 árboles de la ciudad estaban en aquel momento tan deteriorados que implicaban un "peligro objetivo" para las personas por la caída de ramas y troncos, Espadas ha señalado las actuaciones promovidas por el Ayuntamiento para la eliminación de dichos ejemplares y su sustitución por otros sanos.

"OPERACIÓN DE EMERGENCIA"

Y es que según ha argumentado, después de que el verano de 2017, especialmente prolongado en el calendario y pertinaz en las altas temperaturas, se saldase con múltiples incidencias en materia de caída de ramas, la perpetuación del fenómeno de la caída de ramas y árboles, --agudizado por los temporales de la pasada primavera--, ha obligado a una "operación de emergencia" destinada a "acelerar" la tala de los ejemplares en situación de riesgo que aún conserva la ciudad, para evitar "peligro para las personas".

En concreto, y según el Ayuntamiento, las nuevas talas están destinadas a eliminar unos 500 árboles irrecuperables debido a su estado y que suponen un riesgo para la población, al objeto de "rematar" la labor iniciada en 2015 con el diagnóstico inicial del estado del arbolado de la ciudad. Se trata, según ha recordado Espadas, de "árboles con informes singularizados" que les declaran en "situación de riesgo cuatro" para las personas, con lo que su tala obedece a "razones técnicas de solvencia".

Por eso, ha llamado a una "reflexión" en torno a este asunto, preguntando si quienes reclaman detener estas talas están "dispuestos a asumir el riesgo" implícito en mantener árboles que por su estado suponen "riesgos" para las personas por la posible caída de ramas.