Espadas propondrá un pacto "global" para aprobar ordenanzas y presupuestos "al margen de la campaña electoral"

El alcalde de Sevilla, Juan Espadas.
Europa Press - Archivo
Publicado 03/09/2018 14:18:26CET

Apela a la oposición para garantizar las ordenanzas y presupuestos de 2019 y evitar que la "confrontación" electoral detenga la gestión

SEVILLA, 3 Sep. (EUROPA PRESS) -

El alcalde de Sevilla, Juan Espadas (PSOE), ha informado este lunes de que prevé proponer a las fuerzas de oposición; el PP, Ciudadanos, Participa e IU, un "acuerdo global" para las ordenanzas fiscales y los presupuestos municipales de 2019, al objeto de que más allá de la "confrontación política" asociada a las elecciones municipales a celebrar dicho año, la ciudad siga profundizando en la "reducción fiscal" y cuente con inversiones gracias a un "acuerdo de mínimos" entre las diferentes fuerzas.

En declaraciones a los medios de comunicación, Juan Espadas ha recordado que el curso político que ahora arranca supone además "el último periodo del mandato" municipal, pues para la primavera de 2019 están previstas las próximas elecciones municipales.

En ese sentido, y en un contexto en el que el Ayuntamiento hispalense ha aprobado todos sus presupuestos correspondientes a este mandato de manera tardía al gobernar el PSOE en clara minoría y mediar dificultades para alcanzar acuerdos al respecto, Espadas ha señalado la necesidad de "evitar" que las elecciones municipales impliquen tener "un año parado" el Consistorio y que el mismo se dedique "sólo al debate electoral".

Por eso, ha anunciado que en torno al 15 de septiembre prevé presentar ya su propuesta de ordenanzas fiscales para 2019 y a finales de mes o comienzos de octubre espera contar con un proyecto presupuestario "de continuidad" para el año que viene, con aspectos "de mínimos para que todos los grupos se sientan razonablemente cómodos", en un intento de alcanzar "un acuerdo global" con las fuerzas de oposición tanto en materia fiscal como presupuestaria.

Gracias a dicho acuerdo, según Espadas, la ciudad contaría con "estabilidad" en materia de gestión e inversiones, más allá de la contienda política asociada a las elecciones municipales. "Hay que dejar las necesidades de los ciudadanos fuera de la campaña electoral", ha enfatizado el alcalde, manifestando su deseo de alcanzar un "acuerdo global" con la oposición para las nuevas ordenanzas fiscales y los presupuestos, para que las inversiones municipales y la profundización en la "reducción fiscal" queden "al margen de la campaña electoral" una vez ambos aspectos fuesen aprobados antes de acabar el actual ejercicio.

MENOS "PRESIÓN FISCAL"

En ese sentido, ha defendido su intención de que el mandato municipal acabe en Sevilla con "una presión fiscal muy por debajo de la media de las ciudades españolas", gracias a reducciones en la materia permitidas por "el equilibrio presupuestario" del Ayuntamiento y su rebaja del "déficit y la deuda municipal".

En concreto, ha defendido que la idea es que el actual mandato expire con "una reducción media del diez por ciento" en la presión fiscal a las familias y empresas, recordando especialmente la rebaja del ocho por ciento promovida para el impuesto de bienes inmuebles (IBI) residencial, después de que el Gobierno local y Ciudadanos pactasen una reducción del tres por ciento para el actual ejercicio y otra más del tres por ciento para 2019, pero después el PSOE y el PP acordasen rebajar este impuesto un cinco por ciento el año que viene, siempre en su vertiente residencial.

En cualquier caso, Espadas ha asegurado que el propietario de una vivienda de un valor catastral de unos 50.000 euros que pagase unos 386 euros de IBI al comenzar el mandato pagará "unos 330 euros" en 2019 por dicho impuesto.

En cuanto a los próximos presupuestos, después de haber aprobado los actuales gracias al apoyo de Ciudadanos y la abstención del PP, merced a los acuerdos alcanzados con ambas fuerzas, Espadas prevé proponer al conjunto de fuerzas de oposición "un presupuesto de continuidad, para un acuerdo de mínimos en el que todos los grupos se sientan razonablemente cómodos". Es más, según el alcalde, la nueva propuesta presupuestaría estaría destinada a que la misma no sea directamente asociada a la identidad o propiedad "de ningún grupo", incluyendo a los socialistas en esta premisa.

Contador