Exconcejal de Urbanismo dice que Gil le retiró del cargo por no acceder "a cosas que se pedían"

 

Exconcejal de Urbanismo dice que Gil le retiró del cargo por no acceder "a cosas que se pedían"

Actualizado 23/04/2013 22:28:45 CET

Samprieto asegura que le retiraron y que le ordenaron levantar la "mano" en los plenos del Ayuntamiento

SAN FERNANDO DE HENARES, 23 Abr. (EUROPA PRESS) -

El expresidente de Ceuta y exconcejal de Urbanismo por el Grupo Independiente Liberal (GIL) en el Ayuntamiento de Marbella, Antonio Samprieto, ha afirmado que el ex primer edil Jesús Gil y Gil le retiró del cargo porque mantenían relaciones "tirantes" porque Samprieto no accedía "a cosas que se pedían".

En la cuarta jornada del juicio por el caso 'Saqueo II', derivado del informe del Tribunal de Cuentas sobre la gestión municipal del Grupo Independiente Liberal (GIL) entre los años 1991 y 1999, Samprieto ha explicado que al constituirse en 1991 el Gobierno local del GIL es nombrado teniente de alcalde de San Pedro y concejal de Urbanismo.

Ante las preguntas del fiscal José Grinda, Samprieto ha indicado que, respecto a su condición de concejal de Urbanismo, las relaciones con Gil eran "tirantes" porque "muchas veces no accedía a cosas que se pedían". En este sentido, ha detallado que si los convenios o contratos no venían acompañados de informes técnicos y jurídicos los "rechazaba".

"A la tercera vez que devolví el proyecto", prácticamente "al año" de acceder al cargo, según ha relatado, "Gil me llamó y me dijo: Mejor que dejes Urbanismo". En este punto, Samprieto ha recordado que fue el momento en que se hizo cargo de los proyectos urbanísticos Juan Antonio Roca.

Samprieto ha opinado que Gil le nombró concejal de Urbanismo porque es arquitecto técnico y, en aquel momento, tasador oficial del Ministerio de Economía y Hacienda con una "abultada" experiencia. Sin embargo, ha asegurado que como teniente de alcalde de San Pedro seguí teniendo "dificultades" con Jesús Gil y ha señalado que a finales de 1993 se quejó por la demolición de un edificio histórico de la localidad y le destituyeron.

"A FINAL DE MES LEVANTAS LA MANO"

Según ha dicho, Pedro Román, concejal y teniente de alcalde del Ayuntamiento de Marbella (1991-1998) le dijo que se "fuera para a casa" porque "no había trabajo" para él.

"Sigue cobrando y a final de mes levantas la mano en el Pleno", dijo Román, según Samprieto, quien ha indicado que presentó su dimisión en 1994.

Además, ha afirmado que antes de las elecciones de 1991 no se celebró reunión alguna para hablar de la constitución de las sociedades municipales que, según el fiscal, se utilizaron para el desvío de fondos municipales. "Yo no consto en ninguna sociedad porque me negué en rotundo desde el primer día", ha puntualizado.

Samprieto ha reconocido que fue José Luis Sierra, mano derecha de Gil, quien le comunicó que cobraría su sueldo a través de una sociedad municipal. Samprieto ha recordado que Jesús Gil prometió en la campaña electoral de las elecciones de 1991 que los concejales del Ayuntamiento no cobrarían y que sus sueldos irían destinados a la creación de una residencia de la tercera edad en Nueva Andalucía.

Al ser preguntado sobre un cheque por valor de 400.000 pesetas en favor de la sociedad municipal Planeamiento 2.000 firmado por él, como alcalde accidental, en febrero de 1994, ha contestado que no sabe a qué corresponde y ha asegurado que no firmaba cheques de cantidades superiores a 500.000 pesetas. "Firmas mías poquitas", ha destacado.

"Yo no estaba de acuerdo en muchas cosas que se hacían por eso me fui, por lo menos, para dormir y descansar tranquilo", ha sentenciado. El Ministerio Fiscal pide para Samprieto la pena de seis años de prisión por la comisión de un delito continuado de malversación de caudales públicos.

"MARBELLA POR LOS SUELOS"

Por su parte, el concejal del Ayuntamiento de Marbella entre 1993 y 1999 Enrique Osuna ha explicado que cuando en 1991 "Marbella está por los suelos" recibe en su casa una "carta" invitándole a participar en los mítines de Gil y que, una vez que ganan las elecciones, es el propio Jesús Gil el que le nombra concejal delegado de la Nueva Andalucía para asumir un "reto importante".

Osuna también ha declarado que cobró una retribución mensual de las sociedades municipales "como todos", que declaraba en su correspondiente declaración de la renta y que, "con los deberes hechos" y "casi a diario", se reunían los concejales con el alcalde, Jesús Gil, para proponer cuestiones y resolver problemas en el Club Financiero. En este sentido, ha indicado que no se hablaba un de dinero ni de presupuestos.

La Fiscalía solicita para Enrique Osuna la pena de cuatro años y seis meses de cárcel por un delito continuado de malversación de caudales públicos, así como otra pena de dos años y seis meses de prisión por la comisión de un delito continuado de falsedad en documento mercantil.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies