Expertos advierten de que la patología cardiovascular es la primera causa de muerte en enfermos trasplantados de riñón

Actualizado 17/10/2011 21:10:26 CET

SEVILLA, 17 Oct. (EUROPA PRESS) -

Especialistas nefrólogos reunidos en Sevilla, en el marco del 'XLI Congreso Nacional de la Sociedad Española de Nefrología' que se está celebrando estos días en la capital hispalense, han advertido de la importancia de que los enfermos trasplantados de riñón mejoren su perfil de riesgo cardiovascular, al ser este problema -- en concreto la enfermedad coronaria-- la primera causa de muerte de estos pacientes.

Según han explicado, la intervención precoz antes del trasplante y un manejo integral del paciente trasplantado, son armas terapéuticas idóneas para mejorar la calidad de vida y disminuir la mortalidad de origen cardiovascular en estos enfermos. Así, han defendido que los factores de riesgo cardiovasculares clásicos, como la diabetes, la hipertensión arterial, la obesidad, el colesterol o el tabaco, son también factores de riesgo para los enfermos renales.

De hecho, han subrayado que la relación entre el riñón y el corazón es tal, que la enfermedad renal crónica es un factor de riesgo más para los pacientes cardiacos con insuficiencia cardiaca, enfermedad coronaria o infarto agudo. Del mismo modo, han sostenido que está comprobado que el enfermo renal tiene en un 95 por ciento de los casos hipertensión arterial, en un 85 por ciento afectación cardiaca y en un 53 por ciento mueren con enfermedad renal crónica.

Según el doctor José María Morales, nefrólogo del Hospital 12 de Octubre de Madrid, la enfermedad coronaria "es la primera causa de muerte de nuestros pacientes", motivo por el que ha insistido en que los enfermos con trasplante renal "mejoren su perfil de riesgo cardiovascular".

A pesar de que se ha logrado optimizar la supervivencia del trasplante renal a corto plazo, mejorando la técnica quirúrgica y con la aparición de nuevos fármacos inmunosupresores, ha aclarado que la supervivencia a largo plazo del riñón trasplantado no ha mejorado sustancialmente, debido, entre otros factores, a la tasa de mortalidad cardiovascular del paciente trasplantado renal.

"Los factores de riesgo cardiovascular clásicos, potenciado por algunos aspectos específicos del trasplante renal (la situación de insuficiencia renal y el uso de fármacos inmunosupresores), son los verdaderos responsables de que el paciente trasplantado renal sufra eventos cardiovasculares que amenacen su vida", ha recalcado este experto.

"Los resultados del trasplante renal han mejorado en los últimos años en España, siendo la nefropatía crónica del injerto y la muerte del paciente con trasplante funcionante las dos principales causas de perdida del injerto", ha proseguido este experto, para quien la intervención precoz y un enfoque médico global del paciente trasplantado "son las armas idóneas para mejorar la calidad de vida y disminuir la mortalidad de origen cardiovascular en este enfermo".

El objetivo fundamental del tratamiento inmunosupresor actualmente utilizado es prevenir el rechazo del injerto, tratando de evitar, al mismo tiempo, la morbilidad infecciosa y neoplásica relacionada con la sobre inmunosupresión.

Rafael Catalá

Rafael Catalá

Ministro de Justicia

28/11/2017

Patrocinado por

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies