La Federación de personas sordas "se ve obligada" a presentar un ERE por "la deuda de más de 2,1 millones de la Junta"

Publicado 22/01/2016 15:52:26CET

SEVILLA, 22 Ene. (EUROPA PRESS) -

La Federación de Asociaciones de Personas Sordas de Andalucía (FAAS) asegura que debido "a la deuda de 2.119.630 euros que la Junta de Andalucía mantiene con la federación", ésta "se ha visto obligada" a realizar un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) extintivo de los contratos de todos sus 32 trabajadores fijos, que "han recibido su carta de despido que será efectivo el día 31 de enero del 2016 y a los cuales se les adeuda una media de 12 a cuatro nóminas correspondientes al ejercicio 2015 trabajado".

"Entendemos que nuestra actitud en todo momento ha sido conciliadora y de confiar absolutamente en la gestión y palabras que se nos decía desde la Junta, confirmándonos que se nos iba a pagar, a pesar de nuestras reiteradas reuniones y llamadas a la alarma de la situación a responsables de la Consejería de Empleo", afirma la FAAS en un comunicado, toda vez que señala que "no ha servido de nada", porque "ya nos encontramos en el escenario que le habíamos anticipado y que nos temíamos".

Sobre los motivos del "deterioro económico" que arrastra la federación, la FAAS apunta que en primer lugar está la situación generada por la deuda correspondiente a los expedientes de Formación Profesional para el Empleo (FPE), competencia de la Consejería de Empleo, desde 2008 a 2011, que "asciende a la cantidad de 770.854,16 euros", y que ha ocasionado un déficit a la entidad y una deuda con una entidad bancaria por dicha cantidad, dado que anticipó dinero para hacer frente a los gastos de dichos expedientes de subvenciones de formación, originando durante los últimos tres años gastos de intereses por importe superior a 300.000,00 euros".

Además, señala que otra situación "dramática", que ha afectado a otros 45 trabajadores temporales, son los pagos al Programa Orienta por una cantidad de 937.968,70 euros, "suma del importe subvencionado de las ocho provincias andaluzas que la Junta nos ha exigido que se paguen en su totalidad por la FAAS sin recibir los anticipos de hasta el 75% de la subvención comprometidos por importe de 703.476,53 euros que venían recogidos en la resolución de subvención", motivo por lo que "a pesar de haber cumplido los objetivos del programa Orienta en 2015, no se han podido abonar las nóminas a los trabajadores que han prestado dicho servicio".

"La Junta, en su procedimiento de justificación, no prorrogó el plazo en fecha posterior al 11 de diciembre de 2015, fecha límite para poder pagar los gastos de dicho programa, dado que una vez fuera de ese plazo, ya no serían admisibles gastos que se pudieran justificar", explica FAAS, que manifiesta que la situación "se agudizó aún más", cuando en noviembre pasado, precisa, "tuvimos conocimiento de que la Consejería de Igualdad y Políticas Sociales, no iba a publicar convocatoria de Mantenimiento y Programas, dado que no disponía de financiación, y la retrasaba al 2016"

En este sentido, señala que "a fecha actual se encuentra pendiente de publicación" esta convocatoria de subvenciones que llevaba publicándose de forma periódica desde hace 20 años, y que "era la que mantenía la estructura de la entidad y sus trabajadores fijos que prestaban servicios de interpretación en lengua de signos y de atención social", lo que "generó que a los mismos que han trabajado durante todo el 2015, tampoco se les pudiera pagar las nóminas, cuyo gasto ha ascendido a 645.300,00 euros y a duras penas su Seguridad Social".

UNA SITUACIÓN QUE "YA NO TIENE MARCHA ATRÁS"

En definitiva, FAAS reitera que "esta deuda total de la Junta de Andalucía por importe de 2.119.630,69 euros es la les lleva al ERE y extinción de los contratos de trabajo", una situación, afirma, que "ya no tiene marcha atrás".

Por último, la federación señala que "no quiere mala interpretaciones desde la Administración, diciendo que no han justificado", al tiempo que defiende que "siempre ha presentado la documentación y en plazo, acorde con los ingresos y anticipos recibidos", pero una "ONG no puede financiar a la Junta, por lo que los gastos que no se han pagado y que son las nóminas de los trabajadores de todos los programas (80 trabajadores), cuyos gastos estaban comprometidos, difícilmente se han podido abonar si la Junta lleva sin pagar puntualmente desde el 2008 a la fecha actual", concluye.