Firmada la cesión del edificio Palomar a la Fundación Cruzcampo para su proyecto de centro "multifuncional"

El grupo municipal de Sevilla y el vicepresidente de Cruzcampo frente al Palomar
AYUNTAMIENTO DE SEVILLA
Publicado 13/07/2018 15:14:56CET

SEVILLA, 13 Jul. (EUROPA PRESS) -

Este viernes ha sido firmado el contrato con el que el Ayuntamiento de Sevilla, gobernado por Juan Espadas (PSOE), cede el "emblemático" edificio Palomar a la fundación Cruzcampo, con el fin de que la misma lo gestione como un "espacio de innovación social abierto al público", un inmueble "multifuncional" en el que se llevarán a cabo diversas actividades como "exposiciones, eventos culturales, sesiones de co-working y workshops", entre otras.

El edificio Palomar, como ha recordado el alcalde, es uno de los 30 espacios "singulares" que forman parte de la estrategia de recuperación y puesta en valor del patrimonio municipal para "proyectos de innovación, cultura o empleo de interés general para la ciudad", toda vez que con este acuerdo, el citado inmueble municipal es cedido a la Fundación Cruzcampo, que ya cuenta con la licencia de obras y todos los trámites previos para su proyecto.

Las obras de tal edificio, que mantendrá su titularidad pública bajo la gestión de la Fundación Cruzcampo, según ha informado el director de relaciones corporativas de Heineken y vicepresidente de la fundación Cruzcampo, Marcos Tarancón, finalizarán en el segundo semestre de 2019, dando lugar a un edificio de 2.000 metros cuadrados dedicado a reforzar "la oferta formativa, cultural y el impulso del talento joven y del empleo".

En esta línea, la multinacional Heineken ha destinado un total de ocho millones de euros para llevar a cabo este proyecto, de los que la mitad de los mismos están destinados a "recuperar" este lugar "representativo en la arquitectura sevillana" para convertirlo en el "verdadero corazón de Cruzcampo" y el centro de la labor de esta fundación, además de contribuir, de manera "ambiciosa", en que la ciudad se transforme en "la capital de la cerveza del sur de Europa".

Asimismo, la fundación Cruzcampo proporcionará, en este proyecto, programas de apoyo a la cultura, el talento y la gastronomía, promoviendo también, con la mitad restante del presupuesto total, la apertura de un espacio cervecero y gastronómico de 1.400 metros cuadrados en otro de los edificios "emblemáticos", el Mosaico, en el que se creará un museo centrado en la "fabricación de la cerveza", además de mantener su uso actual como Escuela de Hostelería de la Fundación Cruzcampo.

A tal efecto, el alcalde ha expresado que este nuevo proyecto "llena de vida a la ciudad", afirmando que se trata de "un hito de colaboración entre la Administración Pública y la empresa privada que incrementará el atractivo turístico internacional de Sevilla".

Este singular edificio funcionó como bodega de fermentación de La Cruz del Campo entre 1930 y 1970, momento en que pasó a ser utilizado como archivo general de la compañía hasta la venta de los terrenos de la fábrica. El conjunto que incluye 'Palomar', junto al denominado 'Mosaico' y las oficinas centrales de la compañía, constituyen parte del patrimonio industrial de la ciudad.