Fiscalía investiga la 'Quema de Judas' de Coripe que simulaba a la asesina confesa de Gabriel

Ana Julia Quezada
EUROPAPRESS - Archivo
Actualizado 12/04/2018 17:59:52 CET

SEVILLA, 12 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Fiscalía de Sevilla ha instruido diligencias para investigar la denuncia presentada por 'Movimiento contra la Intolerancia' contra la 'Quema de Judas' de la localidad sevillana de Coripe, realizada el pasado Domingo de Resurrección en una plaza del pueblo, donde tuvo lugar "el linchamiento" de una muñeca, hecha de tela y paja, que representaba a un mujer negra, con peluca rizada, significando a Ana Julia Quezada, la asesina confesa del niño Gabriel, el pequeño que desapareció en Níjar (Almería) a finales del pasado mes de febrero.

'Movimiento contra la Intolerancia' envió a la Fiscalía de Delitos de Odio de Sevilla un vídeo de esta celebración para denunciar los hechos, lo que ha supuesto que el Ministerio Público, según han confirmado a Europa Press fuentes del caso, haya abierto una investigación.

La asociación solicitó a la Fiscalía "la apertura de diligencias de investigación que clarifiquen responsabilidades ante estos hechos por si los mismos fueran constitutivos de un delito contra las libertades y derechos fundamentales del 510 del Código Penal".

Para la asociación, se trata de unos hechos que, a su vez, son "contrarios a los más elementales principios del derecho reparador" y "obvian el necesario interés del menor, que ha de ser protegido en todo momento", ya que "públicamente" fomentan "el odio y la violencia hacia la muñeca representativa de la confesa criminal del niño Gabriel" y en ellos "podrían desarrollarse estereotipos y prejuicios de naturaleza racista, misógina y xenófoba".

La citada muñeca representativa de Ana Julia, según la asociación, fue llevada a la plaza escoltada por unos hombres vestidos de escopeteros que, antes de colgarla, le atizaron varios golpes para después ser tiroteada con munición de salva, hasta que empezó a arder quemándose en su totalidad.

Durante el transcurso de los hechos se escucharos expresiones "vejatorias y humillantes que hacían referencia a su condición de mujer negra, jaleando el linchamiento y la violencia", y todo esto se realizaba en un contexto popular con "menores presenciando los hechos", según subraya la asociación.

Los vídeos, de los que se solicita su retirada, se difundieron por redes sociales y algún medio de comunicación, según detalló 'Movimiento contra la Intolerancia'.