Los bebés congelados de Pilas murieron ahogados

Actualizado 11/09/2014 13:15:34 CET

SEVILLA, 11 Sep. (EUROPA PRESS) -

   Los dos médicos forenses del Instituto de Medicina Legal de Sevilla que realizaron la autopsia a los dos bebés hallados en sendos congeladores de una vivienda de la localidad de Pilas en noviembre de 2012 han ratificado este jueves que ambos nacieron vivos, "a término" --tras una evolución de la gestación de 40 semanas--, y fallecieron por asfixia mecánica por sumersión, es decir, por ahogamiento.

   Durante la segunda jornada del juicio con jurado popular que se celebra en la Audiencia Provincial contra la madre de los bebés, Sara L.H., para quien la Fiscalía solicita 40 años de cárcel por dos delitos de asesinato, los forenses han detallado que el bebé hallado el 9 de noviembre en el congelador de esta vivienda nació vivo y respiró fuera del claustro materno, falleciendo de forma "violenta" y "con un 99 por ciento de posibilidades" por asfixia mecánica por sumersión. "Estamos totalmente convencidos de ellos", han asegurado.

   En cuanto al otro bebé, hallado en un arcón congelador el 27 de noviembre, los forenses han explicado que también nació vivo y falleció por asfixia mecánica, "muy probablemente" por sumersión, aunque no han sido tan contundentes como en el primer caso, ya que aquí "no se encontró líquido en el estómago" del pequeño. "No podemos ponerle el apellido --en cuanto a si fue por ahogamiento--, pero teniendo en cuenta todos los antecedentes, se trató de una muerte violenta por asfixia mecánica muy probablemente debido a sumersión", han detallado.