El gerente de ACM se acoge a su derecho a no declarar y el contable se desliga

 
Consulta el estado del tiempo
Consulte el estado del Tráfico y del Tiempo para estos días >>
Consulta el estado del tráfico
Contador

Alcalá de Guadaíra

El gerente de ACM se acoge a su derecho a no declarar y el contable se desliga

Publicado 30/11/2016 16:00:51CET

Javier Luque no habría reconocido como suya la voz de la grabación sonora que dio origen el caso

ALCALÁ DE GUADAÍRA (SEVILLA), 30 Nov. (EUROPA PRESS) -

José Luis Díaz Aragón y Javier Luque González, quienes fueran gerente y contable de la extinta sociedad Alcalá Comunicación Municipal (ACM), perteneciente al Ayuntamiento de Alcalá de Guadaíra (Sevilla) y ya desaparecida, han comparecido este miércoles ante el juez que investiga las presuntas irregularidades y desvíos detectados en la gestión de dicha empresa pública, si bien el primero se habría acogido a su derecho a no declarar y el segundo se habría desligado de la grabación de la que parte la causa.

Según han informado a Europa Press fuentes del caso, José Luis Díaz, quien fuese gerente de esta extinta empresa del Ayuntamiento alcalareño e investigado en esta causa, se habría acogido a su derecho a no declarar, a la hora de comparecer ante el juez titular del Juzgado mixto número dos de Alcalá de Guadaíra. En cuanto a Javier Luque, quien jugaba el papel de contable en la citada empresa municipal y también investigado, sólo habría accedido a responder al juez instructor y a su propio abogado defensor.

Durante su comparecencia, según las fuentes consultadas, el que fuese contable de la extinta ACM habría defendido que a la hora de ejercer su cargo carecía de "responsabilidades" de gestión y estaba a las órdenes de la dirección de la entidad. Además, Javier Luque se habría desligado de la voz que, en la grabación sonora elevada a la Justicia y base de la investigación, narra las supuestas irregularidades indagadas, como diversas anomalías contables o gastos privados financiados con cargo a las cuentas de esta sociedad municipal.

Luque, según las fuentes, habría reconocido que al temer por supuesto de empleo, durante los últimos tiempos de funcionamiento de ACM, se habría reunido con las personas que participaron en la reunión reflejada en la citada grabación sonora, pero no habría reconocido como suya la voz que desgranaba las presuntas irregularidades investigadas.

EL CASO ACM

El asunto, en resumen, parte de la denuncia elevada a la Fiscalía por las fuerzas de oposición del Ayuntamiento de Alcalá, allá por junio de 2013, cuando ACM afrontaba ya su fase de liquidación. Dicha denuncia contendría una grabación sonora en la que una voz que los denunciantes identifican con la del contable de la sociedad, Javier Luque González, hablaría de la supuesta financiación de gastos particulares y privados de todo tipo con cargo a las cuentas de la entidad, figurando el propio exalcalde socialista Antonio Gutiérrez Limones, entre los beneficiarios de esta práctica según el testimonio de la grabación.

Los gastos facturados a ACM pero ajenos a sus fines, según la investigación judicial, incluirían supuestamente "viajes a Puerto Rico, Sierra Nevada o Estados Unidos", "una operación quirúrgica" a la que se habría sometido el gerente, José Luis Díaz, o "regalos" tales como "relojes y libros", toda vez que el Gobierno local socialista ha negado en todo momento que hayan mediado prácticas delictivas en la gestión de la empresa.

En cualquier caso, a comienzos del pasado mes de mayo, el juez instructor dictaba un auto acordando "dar conocimiento y traslado de la presente causa a Antonio Gutiérrez Limones (entonces alcalde de Alcalá de Guadaíra y diputado del Grupo socialista en el Congreso tanto en la anterior y efímera legislatura, como en la actual), para que se persone si así lo desea a los efectos de que pueda ejercer su defensa frente a los hechos que se le imputan, otorgándole la posibilidad de constituirse como parte y tome conocimiento de la misma".

Tras la emisión de dicho auto, Gutiérrez Limones decidió dimitir como alcalde de Alcalá, alegando la "incompatibilidad" orgánica en la que había incurrido al simultanear los cargos de alcalde y de diputado, cargo que sigue ostentando con el consiguiente aforamiento.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies