El Jardín Americano reabre mañana tras su cierre hace 18 años al finalizar la Expo '92

Firma Del Convenio Entre Naturalia XXI, US Y UPO
AYUNTAMIENTO DE SEVILLA
Actualizado 10/04/2010 19:53:39 CET

El nuevo espacio natural está poblado por unas 400 especies americanas y supera en un kilómetro cuadrado al parque original

SEVILLA, 10 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Jardín Americano, legado de la Exposición Universal celebrada en Sevilla en 1992, será reabierto mañana tras 18 años de clausura después de una rehabilitación que, gracias a una inversión de unos 8,5 millones de euros, ha supuesto la creación de un bosque de galería de casi 4,5 kilómetros de longitud por la ribera del río Guadalquivir, ahora poblada de sauces, fresnos, chopos o adelfas.

El alcalde de Sevilla y presidente de la Fundación Naturalia XXI, Alfredo Sánchez Monteseirín, el delegado municipal de Presidencia y Urbanismo, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, la concejal de Medio Ambiente, Encarnación Martínez, y la edil de Parques y Jardines, Eva Patricia Bueno, participarán mañana en la jornada de apertura, que cuenta con diversas actividades de animación y formación ambiental

El Jardín Americano, uno de los principales atractivos naturales de la Expo '92, ha sido recuperado gracias a una inversión de más de 8,5 millones de euros co financiada entre la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir y el Ayuntamiento de Sevilla. La actuación ha supuesto la recuperación de 4,5 kilómetros de ribera del Guadalquivir, en la isla de la Cartuja, para su incorporación a la red de espacios verdes de la ciudad.

Este corredor ribereño contiene 400 especies americanas, muchas de ellas plantadas específicamente con motivo de la Expo '92, y cuenta con mil metros cuadrados más que el espacio original que pudo visitarse hace ya 18 años, ya que se ha ampliado el jardín de Cactáceas y Plantas Crasas, así como otros parterres que estaban perdidos.

La actuación también ha supuesto la recuperación de tres hectáreas de ribera en un camino que discurre desde el Jardín Americano, hasta el Parque del Alamillo con una longitud de 4,5 kilómetros. Así, el nuevo espacio verde se configura como un bosque de galería en el que destacan álamos blancos, sauces, fresnos, chopos o adelfas y que cuenta con dos pantalanes sobre el río que ejercen la función de miradores.

Dicho paseo, atravesado por un carril bici y por una red de caminos y senderos, une la Isla de la Cartuja y el Puente del Alamillo de un extremo al otro. Este carril permanecerá abierto 24 horas al día ya que la pasarela flotante se ha construido sobre la lámina de agua permitirá el paso de las bicis en las horas en las que el jardín, por razones evidentes de conservación, permanezca cerrado.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies