El jefe de la Policía Local niega acoso laboral o "animadversión"

Publicado 15/09/2016 16:30:50CET

SEVILLA, 15 Sep. (EUROPA PRESS) -

El superintendente de la Policía Local de Sevilla Gabriel Nevado ha defendido este jueves ante el juez de Instrucción número 17 de Sevilla, quien le había citado como investigado por presunto acoso laboral hacia un subordinado al que ordenó un traslado forzoso en diciembre de 2015, que no guarda "animadversión" hacia el agente en cuestión y que ordenó dicho traslado sin ninguna intencionalidad más allá de la "organizativa".

Según han informado a Europa Press fuentes del caso, Gabriel Nevado ha reconocido que dio la "orden verbal" de que este oficial del Cuerpo de la Policía Local que prestaba servicios desde ocho años atrás en la Casa Consistorial, en la céntrica Plaza Nueva, fuese derivado a las instalaciones de la Jefatura de la Policía Local de La Ranilla, sede central del cuerpo.

Mientras el agente, que actualmente se encuentra de baja por depresión y ansiedad, denuncia que sus funciones como oficial o mando de seguridad "quedaron anuladas" al no tener un lugar específico para realizar dichas funciones y tan siquiera un ordenador, Nevado ha defendido que el puesto asignado a este policía en la Jefatura central de La Ranilla era "mejor" que el original y contaba con responsabilidades.

Además, ha defendido que mediaba un acuerdo de la junta local de seguridad para reforzar los efectivos de la Jefatura central de La Ranilla, y que él, desde su cargo, cuenta con "capacidad y potestad" para decidir un aspecto de carácter tan "organizativo".

Tras su comparecencia como investigado, han asisitido como testigos tres agentes de la Policía Local que habrían presenciado uno de los episodios denunciados por el agente afectado, un incidente que Nevado habría reducido a una mera "advertencia" al agente denunciante. Los agentes, en cualquier caso, habrían señalado que pese a ser invocado el mencionado acuerdo de la junta local de seguridad para incrementar la seguridad en la sede central de La Ranilla, la baja por depresión del policía denunciante no habría sido cubierta en dicho centro.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies