Jóvenes narradores andaluces niegan pertenecer a una nueva generación al tener rasgos muy diversos entre sí

Actualizado 26/06/2007 17:56:49 CET

SEVILLA, 26 Jun. (EUROPA PRESS) -

Diversos jóvenes narradores andaluces, que hoy participaron en el XXI Encuentro Atlas literario español de nuevos narradores, negaron pertenecer a una nueva generación de escritores al tener rasgos muy diversos entre sí, "siendo más los aspectos que les apartan que los que les unen", apuntó el periodista y moderador del evento, José María Bernáldez.

En el marco de dicho encuentro, organizado en Sevilla por la Fundación José Manuel Lara y por la editorial Seix Barral, Bernáldez añadió que este nuevo grupo, que según dijo, ronda la veintena, se caracteriza por ser "tradicional y prudente, al tiempo que por centrarse en las exigencias del mercado".

Sin embargo, el escritor Mario Cuenca Sandoval contradijo estos adjetivos al considerar que las nuevas líneas de literatura que este grupo está abriendo son "rupturistas, imprudentes y desarraigadas respecto a las generaciones anteriores".

En esta línea, Cuenca agregó que la nueva narrativa andaluza se caracteriza por poseer un discurso fragmentado en contra de la narrativa tradicional y por la irrupción de otros lenguajes propios de los medios tecnológicos, el cine o el cómic. "A estos escritores les une no el ser andaluces sino el pertenecer a la sociedad de la globalización", añadió.

Por su parte, el escritor sevillano Luis Manuel Ruiz apuntó que estos nuevos narradores sí que comparten ciertas tendencias, como por ejemplo pertenecer a una generación cosmopolita, "bastante leída y que se ha paseado por el mundo". Al hilo de ello, aseguró que tanto a nivel temático como estilístico no existen rasgos comunes entre ellos.

Asimismo, Ruiz indicó que este grupo se ha beneficiado de que en la actualidad existan editoriales andaluzas como Fundación Lara, Algaida, Berenice, Almuzara o Renacimiento con gran proyección nacional, que han ayudado a que este nuevo colectivo de narradores no se vea obligado a abandonar Andalucía, como sí tuvieron que hacerlo en su momento escritores de la talla del jerezano José Manuel Caballero Bonald o del ubetense Antonio Muñoz Molina.

"NARRADORES DE PRIMER NIVEL"

El escritor José María Pérez Zúñiga, que también se encontraba presente en este encuentro, aseguró que la narrativa joven andaluza puede considerarse de "primer nivel", añadiendo que ciudades como Sevilla, Málaga, Córdoba o Granada "son un hervidero de narradores con una obra sólida". Si bien, precisó que, aunque este grupo no tenga vínculos comunes, "sí que está influenciado por grandes maestros como José Manuel Caballero Bonald, Muñoz Molina, Eduardo Mendicutti, Justo Navarro o Antonio Soler".

En esta línea, consideró que dicha narrativa se encuentra en la actualidad en un "buen momento" y que el nivel de exigencia de sus autores es "muy alto, al ser conscientes de la buena literatura que sus antecesores han hecho". Por contra, destacó como los errores de estos escritores su marcada influencia por el mercado literario y su síndrome del "papel impreso".

De igual modo, el malagueño Pablo Aranda señaló que el trabajo solitario del escritor y el término generación se contradicen entre sí, agregando que un escritor andaluz "puede estar igual de vinculado con uno vasco, catalán o gallego que con uno andaluz".

El periodista y escritor sevillano Braulio Ortiz Poole destacó la "inquietud" de los jóvenes narradores andaluces por renovar los planteamientos formales, así como por realizar "saltos al vacío inquietantes". En último lugar, los participantes de este debate coincidieron en señalar el retroceso de la crítica literaria andaluza, al tiempo que aseguraron que la mejor crítica literaria se realiza en Internet.