Junta admite "bajadas" en el Programa de Zonas de Transformación Social pero "solo por una reorientación de proyectos"

Actualizado 01/10/2011 20:35:18 CET

La directora de Servicios Sociales afirma que en ningún "se deben a una retirada del apoyo a las políticas sociales por parte de Bienestar Social"

SEVILLA, 1 Oct. (EUROPA PRESS) -

La directora general de Servicios Sociales de la Consejería para la Igualdad y Bienestar Social de la Junta de Andalucía, Ana Gómez, ha admitido una "bajada" en el Programa de Zonas con Necesidad de Transformación Social en Andalucía, pero ha aclarado que "se debe a una reorientación de los proyectos de actuación conforme a las competencias de la Consejería, y nunca a una retirada del apoyo a las políticas sociales por parte del departamento que dirige Micaela Navarro".

Gómez responde así a las declaraciones realizadas este sábado por la portavoz del PP andaluz, Rosario Soto, en las que denunciaba recortes de la Junta en los servicios sociales básicos el más del 60 por ciento, y en la que se refería concretamente a este Programa de Zonas de Necesidad, del que, asegura el Partido Popular, "tiene papeles y resoluciones firmadas por la propia consejera de Bienestar Social".

Así, y en declaraciones a Europa Press, Gómez ha explicado que dicho Programa "se entendía como un refuerzo a las competencias que ya tienen los Ayuntamientos, donde se realiza el trabajo de atención básica a través de los Servicios Sociales Comunitarios, cuya aportación ascendía al 35 por ciento y el resto lo asumía la Junta", lo que no significa, añade, que el municipio "no pueda aportar más a la intervención de esos programas".

Pero, ha apuntado la directora, desde hace años la Consejería "está intentando orientar este Programa de Zonas" y "hemos ido depurando proyectos que hasta ahora se han financiado de manera genérica por parte de la Consejería, porque en estos momentos hay que reordenar las actuaciones y priorizar", pero, "y aunque no negamos que ha habido bajadas, en ningún caso éstas se deben a una retirada del apoyo a las políticas sociales, sino simplemente se trata de ir orientando los proyectos de actuación conforme a nuestras competencias", aclara.

Además, Gómez ha destacado un dato, como el cambio "sustancial" de la relación entre Junta y ayuntamientos tras la aprobación de la Ley de Autonomía Local y la Ley de Participación en los Tributos. "Una vez aprobada ambas, la financiación que la Junta ha dado a los ayuntamientos como transferencia incondicionada ha subido de una manera espectacular", admite, al tiempo que afirma que, por ejemplo en Sevilla "ha subido más del 400 por ciento, y seguirá subiendo en los próximos años", una situación que "también se dará en el resto de ayuntamientos".

De este modo, considera Gómez, "nuestra bajada ha sido en algunos municipios ridícula comparada con el aumento que la Junta ha hecho a través de estas transferencias", y que, puntualiza, "son los ayuntamientos con la priorización de sus políticas los que deciden dónde ponen ese dinero". Por tanto, "si hasta ahora la aportación ha sido del 65 por ciento frente al 35 por ciento municipal, ahora, al aumentar la financiación de la Junta a los ayuntamientos, entendemos que esos porcentajes pueden igualarse".

No obstante, Ana Gómez reconoce que "aún queda mucho camino por recorrer", porque estas zonas de necesidad "requieren de una actuación extraordinaria", e insiste en que la Junta "viene apoyando a los ayuntamientos desde hace tiempo con el reforzamiento de estas actuaciones en estos territorios, y vamos a seguir estando", pero "quizás era el momento de repensar".

Por último, sobre la afirmación de Soto sobre que existen resoluciones firmadas por la propia consejera, Gómez ha señalado que en Zonas con Necesidad de Transformación Social la única resolución que ha firmado Micaela Navarro "es la del Ayuntamiento de Sevilla", porque "si no lo hacíamos, a los 46 técnicos que estábamos financiando con cargo a este programa se les acababa el contrato el 30 de septiembre". "Ahora lo que tienen los ayuntamientos es una notificación mía, y no de la consejera, y un plazo abierto hasta el 3 de octubre para la reformulación de lo proyectos", concluye.