Junta espera que el Parlamento aborde en otoño el documento contra la violencia machista

Actualizado 30/07/2016 10:41:43 CET

Destaca que el objetivo del borrador aprobado por el CAPM es que la lucha contra esta violencia "sea concebida como política de Estado"

SEVILLA, 30 Jul. (EUROPA PRESS) -

La consejera de Igualdad y Políticas Sociales, María José Sánchez Rubio, espera que el Parlamento se pronuncie en otoño sobre el documento aprobado este miércoles por el Consejo Andaluz de Participación de las Mujeres (CAPM) para impulsar la erradicación de la violencia contra las mujeres, cuyo objetivo es que la lucha contra este tipo de violencia "sea concebida como una política de Estado".

En un entrevista a Europa Press, Sánchez Rubio ha apuntado que el borrador presentado ante la CAPM recoge elementos tanto de ámbito andaluz como nacional, y "nuestro compromiso es cumplir aquellos que son de competencia autonómica e impulsar los que corresponden con políticas o normas estatales".

Así, la consejera recuerda que una de las reclamaciones incluidas en este borrador de pacto es la suspensión del régimen de visitas de los maltratadores, ya que ahora "depende de la voluntad de la aplicación de los jueces". "No se pueden repetir casos como el de María Salmerón", afirma Sánchez Rubio, que recuerda que otra de las medidas tiene que ver con "el compromiso político de que no se pueden ocupar cargos públicos por parte de aquellos que hayan sido condenados por maltrato a sus parejas o exparejas".

Además, destaca que también recoge temas como "garantizar el cumplimiento íntegro de las penas" o que los maltratadores "no se beneficien, por ejemplo, de las propiedad de la mujer a la que han asesinado, que es una cosa increíble pero que ocurre". En este sentido, apunta que "hace poco se modificó la Ley de Seguridad Social para que no cobrarán la viudedad".

"En la manifestación de las sociedad civil que hubo el pasado 7 de noviembre ya se pedía mayoritariamente un pacto de Estado", subraya Sánchez Rubio, que señala que en este sentido "le consta que hay propuestas de otras comunidades autónomas", pero precisa que Andalucía "es la primera" comunidad en la que existe una formulación aprobada en Consejo de Gobierno y con un debate "tan amplio".

Sobre el aumento en la violencia machista en jóvenes, Sánchez Rubio ha manifestado que es un tema que "preocupa muchísimo", porque "una juventud que se educa con leyes igualitarias, que se educa en igualdad, no es razonable que vuelva a perpetuar esos roles de poder sobre la mujer". Y sobre todo, afirma, "es fundamental educar para que la resolución de los conflictos no se haga mediante posturas violentas", toda vez que aboga por "retomar las de asignatura de Educación para la Ciudadanía, que en Andalucía se sigue manteniendo".

EL PACTO PIDE UN "MAYOR CONTROL" EN LOS MEDIOS

De este modo, insiste en que "no se puede coquetear ni de broma ni tampoco frivolizar con estos temas", e indica que en el borrador de pacto también "se pide un esfuerzo y un mayor control en materia de medios de comunicación". "Ahora mismo hay muchos programas de tipo rosa que están hablando de temas como estos con muchísima frivolidad, lo que se presta a que haya una verdadera confusión de cuál es el verdadero problema que hay detrás de los casos de violencia machista", manifiesta.

En cuanto al aumento de las denuncias, para Sánchez Rubio significa que "hay mayor sensibilidad" y "mayor conciencias de las víctimas". Así, recuerda que la red de centros de acogida de Andalucía ha atendido durante el primer semestre a 1.206 supervivientes de la violencia machista, una cifra que supone un incremento del 11,2 por ciento respecto al mismo período del año anterior.

Sobre la presunta violación en grupo de una joven durante las fiesta de San Fermín, la consejera firma que "hay que ser muy contundentes", no solo las administraciones, la justicia y los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado sino que "también la sociedad tiene que ser intransigente". "Ver la plaza entera en Pamplona reclamando y protestando para que esas cosas no ocurran fue muy significativo; si la sociedad no está detrás difícilmente lo podremos corregir", concluye.