Un jurado enjuicia desde mañana al acusado de un atropello mortal en Sevilla

Actualizado 01/03/2015 11:57:52 CET

SEVILLA, 1 Mar. (EUROPA PRESS) -    

   Un jurado popular enjuiciará a partir de este lunes a Jonathan S.B., el presunto autor del atropello mortal ocurrido el día 22 de febrero de 2014 en la avenida Montes Sierra de la capital hispalense, donde perdió la vida un joven tras ser supuestamente atropellado por un coche conducido por el imputado, hechos por los que la Fiscalía pide para el imputado 20 años de cárcel por un delito de asesinato.

   En este sentido, fuentes judiciales han informado a Europa Press de que, en la jornada de este lunes, la Audiencia Provincial de Sevilla acogerá la constitución del jurado y la presentación de las alegaciones por las partes personadas, tras lo que previsiblemente tendrá lugar la declaración del acusado.

   En su escrito de acusación, al que ha tenido acceso Europa Press, el Ministerio Público pide para el imputado 20 años de prisión y el pago de una indemnización de 300.000 euros a favor de los padres, los dos hermanos, la exnovia y las hijas gemelas de la víctima, identificada como Francisco Javier Gómez.

   La Fiscalía relata que los hechos tuvieron lugar el 22 de febrero de 2014, cuando el acusado se encontraba en el bar 'La Trocha', en la avenida Montes Sierra, junto a más personas, entre ellas el fallecido, que estaba "en lamentable estado de intoxicación por haber consumido gran cantidad de alcohol y de cocaína a lo largo de la noche".

   Así, el fallecido "se puso a molestar" a las personas presentes en el establecimiento, por lo que fue expulsado del local sobre las 7,24 horas tras recibir varios golpes y empujones y sendas bofetadas propinadas por el acusado y el dueño del bar, quienes lo tiraron al suelo hasta que consiguieron que abandonara el lugar, cerrando seguidamente las persianas metálicas para continuar la fiesta dentro.

   La víctima, "furiosa" por su expulsión del local, decidió regresar al mismo dos minutos después con una botella de cristal en la mano con la que se puso a "aporrear" la persiana metálica, dando "grandes" voces para que le abrieran hasta que, en un momento dado, salió el acusado junto al dueño y al portero del bar.

"VENGANZA"

   "Tan pronto" como el fallecido vio al imputado, "se abalanzó sobre él y le golpeó" con la botella en el cuello, produciéndole un corte que le hizo sangrar, tras lo que, dada la inferioridad numérica en que se encontraba, huyó corriendo por la avenida en dirección al centro comercial Los Arcos, es decir, "en dirección completamente opuesta y situada hacia la derecha del local".

   El imputado, "en venganza" por lo sucedido, decidió en ese momento salir en persecución de la víctima conduciendo su propio coche, dice el fiscal, que añade que, "creyendo que el acusado se dirigía al hospital a curarse de las heridas", el dueño del local se ofreció a conducir el vehículo, a lo que el acusado se negó "en rotundo", arrebatándole "violentamente" las llaves e insistiendo en conducir él.

   De esta manera, tanto el dueño como el portero del bar y una tercera persona se montaron en el coche para acompañar al acusado, quien comenzó a seguir la ruta de huida que había tomado el fallecido y, "al intuirlo a lo lejos caminando de espaldas por la acera, decidió embestirlo directamente" con su vehículo.

"BRUTAL" ATROPELLO

   Para ello, el acusado frenó y desvió su trayectoria, subiéndose a la acera, circulando por encima de la misma en línea recta por espacio de 26 metros y acelerando durante dicho trayecto, "buscando con ello causarle la muerte o pudiendo racionalmente prever que ésta se produciría necesariamente tras el brutal atropello, y con ello anular cualquier posibilidad de defensa o de reacción" por parte del afectado.

   Entre tanto, "al temerse por las maniobras del acusado un fatal desenlace", sus acompañantes "le rogaban insistentemente que parara, a lo que el imputado hizo caso omiso", sostiene la Fiscalía, que relata que, "finalmente, y teniendo de frente a Francisco Javier, lo arrolló brutal y deliberadamente cuando se encontraba desprevenido caminando por la acera, pasándole el vehículo completamente por encima", atropello que se produjo a 117 metros del bar.

   Tras el atropello, el procesado regresó al local "a toda velocidad, saltándose cuantos semáforos en rojo se encontraba a su paso", quedándose en el bar sus tres acompañantes y recogiendo el acusado a su novia, tras lo que se fueron al Hospital Virgen del Rocío, donde fue asistido sobre las 7,50 horas de las heridas sufridas, recibiendo el alta dos horas después.

LESIONES MORTALES DE NECESIDAD

   De su lado, la víctima quedó tendida en el suelo y no falleció en el acto, sino que tardó "como mucho" tres minutos en morir a consecuencia de un politraumatismo severo con lesión de los principales centros vitales y un shock hipovolémico, por lo que al llegar el 061 al lugar "era ya cadáver". Aún así, la entidad y la gravedad de las lesiones producidas era tal que hubiera resultado inútil cualquier tipo de asistencia, al tratarse de lesiones mortales de necesidad.

   El fallecido, de 31 años en el momento de los hechos y que se dedicaba a la limpieza de coches de alquiler, tenía dos hijas gemelas de cinco años.

Rafael Catalá

Rafael Catalá

Ministro de Justicia

28/11/2017

Patrocinado por

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies