Libreros urgen a la Junta el pago del 'cheque-libro' al darse situaciones de profesionales "con el agua al cuello"

 

Libreros urgen a la Junta el pago del 'cheque-libro' al darse situaciones de profesionales "con el agua al cuello"

Actualizado 17/12/2013 22:27:06 CET

SEVILLA, 28 Nov. (EUROPA PRESS) -

El sector de libreros de la comunidad autónoma andaluza ha urgido a la Junta para el pago de los 'cheques-libro' que la administración autonómica debe abonar a estos profesionales como consecuencia de la aplicación en la región de la política de gratuidad de libros de texto escolares, habida cuenta de que muchos de estos trabajadores se encuentran ya "con el agua al cuello".

Así lo han indicado a Europa Press fuentes de la Federación Andaluza de Libreros (FAL), que a este respecto han precisado que "no se puede soportar más esta tardanza", en una situación en la que los centros educativos no abonan a las librerías unas cantidades que, a su vez, tampoco les son pagadas por la administración.

Desde la Tesorería de la Federación se informa de que la última notificación de la Junta de Andalucía alude al pago, si no de todo el débito, sí de una cantidad importante del mismo, para principios de la próxima semana, algo que permitiría aliviar la situación de unos profesionales que, en muchos casos, han tenido que adelantar los pagos a proveedores.

La FAL sostiene que no es una situación inusual, pues desde que se iniciara el actual contexto socioeconómico de crisis los libreros conviven con tesituras idénticas. Con todo, las circunstancias empeoran este año, en el que las cifras de facturación del gremio han caído este año en un 50 por ciento con motivo del curso escolar como consecuencia de la no renovación de libros de texto por los currículos educativos derivados de la nueva reforma y el "intrusismo" mediante el cual se procede a la venta directa de material por parte de asociaciones de madres y padres de alumnos y centros

El colectivo asegura comprender la delicada situación económica y financiera de la administración, si bien recuerdan que las editoriales han seguido proveyendo de libros y que, "como suele ocurrir, la cadena se rompe por el eslabón más débil".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies