Maeztu dice que "le encantaría" elegir a sus adjuntos y "hacer equipo" porque si no cada uno "defiende su cortijo"

Jesús Maeztu, nuevo Defensor del Pueblo Andaluz
EUROPA PRESS/PARLAMENTO
Actualizado 24/05/2013 14:35:31 CET

Afirma que el trabajo de Chamizo "es impagable" y que el decreto de función social de la vivienda "está jurídicamente bien montado"

SEVILLA, 24 May. (EUROPA PRESS) -

El próximo Defensor del Pueblo Andaluz, Jesús Maeztu, ha reconocido este viernes que "le encantaría" poder elegir a sus adjuntos en la Defensoría --que en esta nueva legislatura serán tres--, los cuales, a su juicio, "deben ser propuestos por el Defensor y examinados y elegidos por el Parlamento", porque, "si no hacemos un equipo, personalizamos tanto la Institución que al final o eres tú y eres el guerrero del antifaz, o no eres nadie", y la Institución "está por delante de las personas".

En este sentido, y en una entrevista en Canal Sur Televisión, recogida por Europa Press, el todavía Comisionado para el Polígono Sur de Sevilla ha afirmado que "es un hombre educado en las instituciones", al tiempo que ha destacado que "es importante el carisma que tenga quien la preside"; pero, matiza, "las instituciones te superan, y si queremos hacer un equipo, hay que proponer a alguien que tenga el mismo perfil y hacer una acción de equipo, porque si no cada adjunto defiende su cortijo, y eso no es una Institución, es otra cosa".

Maeztu, quien a mediados de los 90 fue Defensor en funciones y cedió entonces el puesto a Chamizo, ha reconocido que esta Institución "tiene una magia" y ha recordado que durante su periodo al frente de la Defensoría, que coincidió con Diego Valderas como presidente del Parlamento, "hubo una colaboración muy rica y muy positiva". Además, ha reconocido que sus relaciones con Chamizo "son excelentes" y ha subrayado que "el trabajo que ha hecho es impagable". "Somos dos enamorados de este tipo de instituciones", afirma, toda vez que "espera hablar largo y tendido con él porque el listón lo ha puesto muy alto".

APUESTA POR "RESITUAR" MUY BIEN EL PAPEL DE LA INSTITUCIÓN

Por otra parte, y al ser cuestionado sobre las últimas declaraciones hechas por Chamizo en las que criticaba la actuación de los políticos, Maeztu ha respondido que "no va a entrar en desencuentros porque ni ha estado allí", aunque señala que "lo puede entender en contexto y hablará con él largo y tendido". Así las cosas, indica que el fondo del tema es el de "resituar" muy bien el papel de la Institución, porque la Defensoría "es un brazo largo del Parlamento, y se trata de acercarse a la ciudadanía a escucharla, meterse en ella y tratar de canalizar, de mediar y conciliar esas demandas respecto del Parlamento".

En este sentido, y cuestionado sobre si cree que la Oficina se había quedado como una especie de órgano independiente, Maeztu afirma que "toda la crisis o el Movimiento 15-M han puesto unas demandas que parece que no hay diálogo y entendimiento con el mundo político", que se ha quedado "en una democracia muy representativa que ha perdido contacto con la calle y frescura". Ante esto, continúa, la ciudadanía "le ha recordado que hay que hacer cambios que vayan por la línea de la participación", porque "el complemento de la representativa es la participativa" y "no hay experiencia de participación, es muy difícil".

"Creo que el desafecto de la clase política, el repaso por ética que hace falta a este país, la crisis económica y el no diálogo de dos mundos que necesitan vivir juntos ha sido una caldera que ha explotado", afirma, al tiempo que opina que lo que Chamizo quiere decir "es que hace falta que esa demanda encuentre eco".

Sobre los recortes en Ley de Dependencia, Maeztu se muestra "convencido" de que "hay que plantear de manera clara el fondo del asunto" y "trabajar bien las formas". El Defensor del Pueblo "tiene una hermosa tarea", pero "tiene límites" porque "no es el guerrero del antifaz". "Tiene que ser el martilló pilón, que es lo que yo he hecho en el Polígono Sur", ahora bien, insiste, "no es el guerrero del antifaz porque es una autoridad moral, una Institución de patrocinio moral, no es coactiva".

Por otra parte, y cuestionado sobre si se va satisfecho con el trabajo realizado en el Comisionado, ha respondido que "está moderadamente satisfecho" y ha informado de que esta semana se ha finalizado una memoria que "explica la metodología de trabajo, los resultados y carencias que ha habido", y para "empezar una segunda etapa que la pilote una gente con un perfil no partidaria, porque en estos barrios la visión partidaria lastra". No obstante, apostilla, al Polígono Sur "le queda quitar la frontera y lograr que Sevilla no piense que aquello es una zona maldita".

Igualmente, Maeztu ha asegurado que "le gusta" el decreto de función social de la vivienda, del que afirma que "jurídicamente está bien montado, es valiente, mueve conciencias, le dice a los bancos que mejor modificar lo que haya que modificar porque si no se va a quedar con un parque inmobiliario grande, y tiene una carga simbólica muy fuerte de decir 'aquí hay que hacer algo'".

Por último, y preguntado sobre si a Chamizo se le debe un desagravio por la forma en que se ha cesado, Maeztu ha señalado que "contará con toda su colaboración y cariño", toda vez que señala que "seguirá con la senda que ha abierto en la Institución". "Lo que haya pasado en otra cuestión de formas o reacciones que no me corresponde y, además, no es elegante", añade.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies