Maíllo se presentará por Sevilla y promete un gobierno paritario

Antonio Maíllo.
EUROPA PRESS
Actualizado 28/01/2015 11:41:31 CET

SEVILLA, 28 Ene. (EUROPA PRESS) -

El coordinador general de IULV-CA, Antonio Maíllo, ha avanzado este miércoles que, aunque el Consejo Andaluz de su federación --máximo órgano entre asambleas- aún no lo ha decidido formalmente y no será hasta este viernes cuando se elija la provincia por la que concurre el candidato a la Presidencia de la Junta, está "sustancialmente claro" que él será el cabeza de lista por Sevilla.

Así lo ha dicho en una entrevista en Canal Sur Televisión, recogida por Europa Press, en la que también ha asegurado que si llega a presidente de la Junta hará un "gobierno paritario" porque le parece "fatal", por ejemplo, el Ejecutivo conformado por el nuevo primer ministro griego, Alexis Tsipras, donde no hay ninguna mujer.

"Me parece fatal que no haya mujeres. Si yo soy presidente de la Junta mi gobierno va a ser paritario", ha sentenciado respecto a este nuevo gobierno heleno, del que ha defendido su carácter de izquierdas y su "sensata petición" a Europa sobre la deuda, si bien, puede "sorprender" en España y en Andalucía su alianza con la derecha nacionalista en tanto en cuanto aquí "no hay parámetros coincidentes" ni "claves" como las que hoy en día existen en Grecia.

Sobre el adelanto electoral, Maíllo ha vuelto a insistir en que la presidenta de la Junta, Susana Díaz, no ha sido "leal al compromiso pactado" en 2012 y que la ruptura de dicho acuerdo no ha sido por inestabilidad sino por "cálculo electoral e intereses partidistas" de la también secretaria general del PSOE-A, a la que ha acusado de no ser "de fiar", de "inventarse excusas" para justificar las elecciones anticipadas y de demostrar "cada día que mira a Madrid".

Por esta razón, ha augurado que Díaz "va a pagar en las urnas" esta decisión que, en su opinión, no tiene sentido más allá de su propio interés personal y partidista y de la "derechización" a la que está virando el PSOE-A, al que ha afeado que nada más romper el pacto de gobierno con IULV-CA acordara con el PP-A una "maniobra para blindar a sus partidos en el órgano que vela por los dineros públicos", la Cámara de Cuentas.

"El PSOE-A lo que ha demostrado es que en cuanto se le enseña la patita, se produce una derechización", ha recalcado Maíllo, quien ha subrayado que a los socialistas les "va más la marcha del bipartidismo y de la gran coalición" con la derecha que hacer de verdad políticas de izquierdas.

A su juicio, esa es también una de las razones del adelanto electoral, ya que IULV-CA quería acelerar leyes como las de la Renta Básica, la Banca Pública o la de Agricultura y, si va a ser sólo por el PSOE-A, "no se van a ejecutar nunca".

Es por ello, según ha insistido, por lo que su federación va a "reivindicar" todas estas leyes durante su campaña electoral y las va a convertir "en prioridad en su programa". Además, ha asegurado que a él no le gusta "hablar de los demás" y que, por tanto, centrará sus actos en hacer propuestas y no en "reproches". "Yo soy más propositivo", ha resumido.

UNA MARCA DE HECHOS

En esta línea, Maíllo ha defendido que, al contrario que el PSOE-A que es "una marca rimbombante" pero "sin hechos", IULV-CA es una "marca, quizás menos rimbombante pero de hechos", en la que se apuesta realmente por las políticas de izquierda y no como aquellos "que se dicen de izquierdas pero se fotografían con Botín o Alierta".

Tras incidir, por tanto, en que las "excusas" de Díaz para justificar el adelanto electoral lo que indican es que "los más incómodos con el Gobierno andaluz eran los poderosos y la banca", ha rechazado que la "inoportunidad" de un viaje al Sáhara, un futuro referéndum entre sus bases que no estaba convocado o la elección del candidato de IU a la Presidencia del Gobierno, Alberto Garzón --a quien ha definido como una "persona extraodinaria" y que "siempre ha sido respetuoso" con Díaz--, puedan ser causantes de la ruptura de un Ejecutivo.

Tampoco, ha añadido, la hipotética convergencia de IU con Podemos o con cualquier otro partido de izquierdas con los que, de todos modos, Maíllo no piensa ahora en pactos porque sale a "ganar" las elecciones autonómicas.

"Ahora mismo estoy convencido de que no tenemos ningún cuerpo para pactar con el PSOE-A. Tampoco estamos por pactar con el PP-A. Nosotros estamos por ganar. Yo no me presento para ser diputado o consejero de un hipotético gobierno, yo me presento para ganar y para poder cambiar el modelo económico y social de Andalucía y para cambiar un modelo productivo que desangra Andalucía", ha resumido.

En este sentido, y tras lamentar que con los millones de euros que la Junta se va a gastar en estas elecciones se podrían beneficiar 66.734 andaluces de los suministros vitales de luz y agua durante todo un año, ha reiterado que en su federación van "a por todas" con la clara intención de "llenar las urnas de izquierda" y "ser útil" para los ciudadanos.