Más de 500 bomberos se manifiestan en Sevilla por la "dignidad" de la profesión tras la "privatización" de servicios

Actualizado 28/04/2011 19:22:15 CET

SEVILLA, 28 Abr. (EUROPA PRESS) -

Más de 500 bomberos procedentes de las ocho provincias andaluzas se han manifestado en la mañana de este jueves en Sevilla por la "dignidad" de la profesión, todo ello tras la "privatización" de servicios de bomberos como los del municipio de Carmona (Sevilla) y ante el aumento del número de voluntarios en la comunidad andaluza, "usurpando a profesionales cualificados".

En este sentido, el secretario general de la Federación Andaluza de Sindicatos de Bomberos (Fasbo), Juan Carlos Bernabé, ha explicado en declaraciones a Europa Press que la manifestación ha comenzado en torno a las 11,30 horas de este jueves en el parque Central de Bomberos de Sevilla, tras lo cual se dirigió a la avenida Menéndez Pelayo y avenida de la Constitución, finalizando junto a la Consejería de Gobernación y Justicia de la Junta, ubicada en la Plaza Nueva.

Al hilo de ello, y según ha puesto de manifiesto Juan Carlos Bernabé, al llegar a la Consejería del ramo solicitaron un encuentro con el responsable de Gobernación y Justicia, Francisco Menacho, algo que no pudieron conseguir y que "generó cierta tensión y forcejeos con la Policía", aunque finalmente el incidente no pasó a mayores y pudieron reunirse con el director General de Interior, Emergencias y Protección Civil, José Antonio Saavedra Moreno.

En esta línea, Bernabé ha indicado que, en el encuentro con Saavedra, se le ha expuesto que la "privatización" de servicios de bomberos como los del municipio de Carmona y el aumento del número de voluntarios en la comunidad andaluza provoca que la calidad en el servicio prestado al ciudadano "se vea afectada de forma negativa considerablemente". Tras ello, han quedado en reunirse nuevamente el próximo día 12 de mayo en la sede de la Consejería.

Los bomberos andaluces también se han manifestado "por el desarrollo" de la Ley de Emergencia y por tener voz en la 'Mesa del Fuego', "donde se decide el futuro" de la profesión.