M.Las emisiones industriales contribuyeron a recuperar valores normales de ozono sobre la Península Ibérica

Industria
EUROPA PRESS
Actualizado 05/12/2011 13:33:15 CET

MADRID, 5 Dic. (EUROPA PRESS) -

Investigadores del Centro Andaluz para el Medio Ambiente, en colaboración con la Universidad de Granada (UGR), han reconstruido las tendencias, registradas entre 1979 y 2008, en la columna de ozono que se levanta sobre la Península Ibérica en un estudio cuyos resultados destacan la contribución del ozono troposférico, que se atribuye a la actividad industrial, a la recuperación de los valores normales de este gas.

El profesor del departamento de Física Aplicada de la Universidad de Granada, Manuel Antón, ha señalado que "aunque las emisiones de este tipo se prohibieron con el Protocolo de Montreal de 1987, el estudio muestra que el ozono estratosférico no mostró una recuperación hasta 1995".

Antón ha explicado que en la investigación se han "establecido dos períodos de medición. En el primero entre, 1979 y 1994, se ha visto que la pérdida de ozono estratosférico era significativa, con valores mayores en el área norte de la península". Concretamente, la pérdida afectó más a ciudades como Barcelona, Santander o Coruña, que sufrieron una reducción de sus valores de ozono de aproximadamente el 4 por ciento por década, debido a factores dinámicos de la estratosfera.

En el segundo periodo estudiado, de 1995 a 2008, la situación fue diferente y la presencia de ozono registró una tendencia positiva, con los mayores valores de recuperación (2,5 por ciento por década) en torno al noreste peninsular. Se trata de unos registros más altos que en otras regiones y atribuibles a las emisiones industriales. "Una de las cosas que se han visto es que el ozono troposférico contribuyó a la recuperación de los valores totales de ozono", ha afirmado Antón.

A diferencia del ozono estratosférico, que actúa como un filtro para la radiación perjudicial, el troposférico (o ambiental, que se encuentra en la zona más baja de la atmósfera) es un contaminante secundario. Procede, en su mayor parte, de procesos fotoquímicos que transforman en ozono los óxidos de nitrógeno o partículas volátiles procedentes de la quema de combustibles. El calor y la luz solar estimulan este tipo de procesos, motivo por el cual el ozono ambiental es un contaminante muy común en España.

Los resultados muestran que, en zonas de gran presencia industrial, como el noreste español, la recuperación de la capa de ozono ha sido más rápida por la contribución de ozono de la troposfera a la estratosfera. Sin embargo, "otros efectos antropogénicos podrían complicar el proceso de recuperación y resultar en zonas con niveles alterados de ozono", advierten los autores del estudio.

Los datos de medición de los valores de ozono utilizados en el estudio fueron tomados por dos satélites, el estadounidense Total Ozone Mapping Spectrometer (TOMS), que ha proporcionado imágenes diarias con la distribución espacial de ozono entre los años 1978 y 2005) y el europeo Global Ozone Monitoring Experiment (GOME) que lleva registrando mediciones entre julio de 1995 y junio de 2011.

El estudio ha contado también con la colaboración de la Universidad de Évora (Portugal), el Instituto de Ciencias Atmosféricas y Clima de Bolonia (Italia) y el Centro Alemán de Técnica Aeroespacial.