Montero resalta que la nueva UCI del Hospital de Valme "es la mejor que existe actualmente en Andalucía"

Montero en la UCI del Hospital de Valme
HOSPITAL DE VALME
Actualizado 16/03/2011 14:54:29 CET

Estará operativa en unas dos semanas

SEVILLA, 16 Mar. (EUROPA PRESS) -

La consejera andaluza de Salud, María Jesús Montero, quien ha visitado este miércoles la nueva Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Universitario de Valme (Sevilla), ha resaltado de la misma que, en estos momentos, "es la mejor UCI que existen en Andalucía y también una de las mejores de España".

En declaraciones a los periodistas tras visitar las nuevas instalaciones, Montero ha destacado que los 3,5 millones de euros de invertidos para la nueva UCI "han permitido duplicar su superficie, alcanzando ahora los 1.060 metros cuadrados, además de renovar toda la tecnología que habitualmente se utilizan en este tipo de unidades".

De hecho, la titular de Salud ha aclarado que la nueva UCI no estará operativa "hasta entro de unas dos semanas", ya que, según ha explicado, "hay mucho equipo nuevo, que requiere hacer más pruebas de conexión y aparataje".

"No en vano estamos hablando de una UCI que funcionará sin papeles, ya que a los pies de cada box (habitación individual) hay una pantalla que permite recoger todas las incidencias y constantes que tenga que anotar el personal sanitario en la evaluación de cada enfermo", ha enfatizado Montero, quien ha agregado que este grado de tecnificación "nos permitirá incorporar directamente los datos de cada paciente a la historia clínica, facilitando también el trabajo a otras unidades donde el paciente pueda ser derivado con posterioridad".

La nueva UCI, que dirige Antonio Lesmes, se ha construido en la primera planta de este centro hospitalario próxima a los dispositivos de mayor relación con su actividad: Hemodinámica, Bloque Quirúrgico y Urgencias. En total, sus instalaciones albergan el mismo número de puestos asistenciales que la unidad anterior (14 boxes), si bien cada uno es más espacioso. Además, cuatro de ellos están dotados de cuarto de baño para las patologías que permitan su uso.

Montero también ha resaltado que la creación de la nueva UCI ha incorporado diferentes dispositivos "que extreman la seguridad del paciente crítico", cuyo perfil destaca por su comprometida inmunidad.

De este modo, tanto el diseño de la estructura arquitectónica (diáfana y sin espacios muertos), como el mobiliario e instalación de equipamiento tecnológico son fácilmente lavables para su desinfección, garantizan la bioseguridad ambiental "y disminuyendo el riesgo de contraer infecciones nosocomiales".

También destaca la disponibilidad de dos de los boxes con dobles puertas para pacientes que precisan aislamiento, permitiendo disponer de presiones positivas o negativas, dependiendo de las patologías. Asimismo, la instalación dispone de un moderno sistema de climatización donde quedan reguladas las condiciones óptimas de presión y temperatura de este tipo de pacientes, con sellado de puertas y ventanas.

Por otro lado, se ha incorporado una circulación especial del área crítica con el establecimiento de entradas y salidas diferenciadas de profesionales y familiares. Esta medida permite la entrada correcta con ropa sanitaria de las visitas a fin de minimizar infecciones y, además, evita interferencias en el desarrollo asistencial.

Otro recurso que incrementa la seguridad en esta unidad clínica es la creación de una farmacia y un almacén inteligentes. Se trata de procesos de gestión de medicamentos y almacenaje de material clínico basado en sistemas informáticos que minimizan los errores. Registran las peticiones, controlan el stock, detectan las necesidades y reponen los recursos de forma automatizada.

Concretamente, la farmacia inteligente, o dispensador automatizado de medicamentos, registra todo el proceso de gestión y administración de los fármacos. Identifica al profesional que realiza la petición del fármaco concreto, la selección del paciente al que se le administra, el facultativo que lo prescribe y el horario de administración. Además de potenciar la seguridad del paciente, es una herramienta que optimiza la gestión del suministro de material farmacológico y clínico.

Otra de las medidas incorporadas para garantizar la seguridad del paciente en este entorno hospitalario es la dotación de 14 tomas equipotenciales (derivaciones a tierra) en cada box para evitar accidentes.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies