Movilidad se marca Navidades como plazo para una labor de despeje del vallado de obras en Luis Montoto

Actualizado 04/12/2009 16:29:45 CET

SEVILLA, 4 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Delegación de Movilidad del Ayuntamiento de Sevilla se ha marcado como plazo la próxima celebración del periodo navideño para llevar a cabo una intensa labor de cara a despejar el vallado de obras que a día de hoy existe en la avenida Luis Montoto, motivado tanto por la instauración del sentido único como por la habilitación del carril bici.

Así lo indicó a Europa Press el concejal de Movilidad, Francisco Fernández (PSOE), que subrayó que la pretensión municipal pasa por dejar lo más "expedito" posible de vallas la vía, con idea de que los residentes, comerciantes y transeúntes de la zona puedan disfrutar de la utilización del viario público.

Independientemente de la labor de retirada de vallados y demás elementos de obras que a día de hoy obstaculizan el paso por la avenida, Fernández añadió que las obras, integradas en el Fondo Estatal de Financiación Local, siguen su curso establecido, con idea de que para principios del próximo año 2010 éstas puedan estar ya finalizadas.

La situación actual de Luis Montoto ha elevado numerosas protestas desde el comienzo de los trabajos, sobre todo provenientes del sector del comercio, que ha criticado la "ruina" que para los profesionales está suponiendo el verse "encerrados en jaulas".

El presidente de la asociación de comerciantes de Luis Montoto, Agustín Rodríguez, ya señaló a Europa Press la "lentitud" y el retraso de las obras. "Los comercios tienen vallas y no para nadie, hay tiendas que facturas hasta un 60 por ciento menos y no hay quien pueda aguantar la dejadez de los que realizan las obras", subrayó.

Además, criticó que el carril bici también ha tapado los husillos antiguos y no hay nuevos colocados "ni en la calzada ni en la acera", por lo que el presidente de los comerciantes de Luis Montoto se preguntó "qué van a hacer con las aguas cuando llueva".

Desde el inicio de los trabajos han cerrado en torno una veintena de negocios perjudicados por estas obras; la valla que delimita la actuación llegó a desplazar más de diez metros de las puertas de los locales el paso para los peatones. "Los usuarios, vecinos, trabajadores y clientes se ven obligados a atravesar hasta mas de 100 metros por pleno tajo, con el consiguiente peligro e incomodidad para todos los que allí desarrollan su actividad", lamentaron los profesionales.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies