Navarro pide "reflexión" ante la violencia de género para evitar más muertes e insiste en la prevención

Actualizado 07/02/2011 15:19:23 CET

SEVILLA, 7 Feb. (EUROPA PRESS) -

La consejera para la Igualdad y el Bienestar Social, Micaela Navarro, ha pedido este lunes a todos los agentes sociales implicados en temas de violencia de género que reflexionen, junto con las Administraciones públicas, sobre la manera en la que los mensajes sobre esta lacra están llegando a las "mujeres que están siendo asesinadas y que, en ningún momento, habían presentado denuncia o habían pedido asesoramiento o ayuda", como era el caso de C.T., la última víctima de la comunidad y que el pasado jueves fue asesinada, junto a su hijo de 22 años, por su pareja de hecho en Roquetas de Mar (Almería).

Tras la presentación en rueda de prensa del programa 'Biblioteca Abierta' en Sevilla, Navarro ha señalado que, pese a que la fórmula más efectiva contra la violencia de género es la prevención, "hay que seguir trabajando en cómo y de qué manera le hacemos entender a estas mujeres que no pueden minimizar el riesgo o que no pueden pensar, en ningún momento, que poner la denuncia va a violentar aún más al agresor", ya que muchas de ellas así lo creen. "Por eso yo jamás le diré a una mujer que denuncie y vuelva a su casa, sino que le diré que pida ayuda y asesoramiento y que denuncie después; pero si no se denuncia, es que no se puede poner en marcha ningún mecanismo", ha recalcado.

Sobre las críticas a la efectividad de la Ley contra la Violencia de Género, la consejera ha advertido de que esta norma "no se puede valorar exclusivamente" con respecto al número de mujeres asesinadas ni con respecto "a si las condenas a los agresores son altas o bajas", ya que también hay que tener en cuenta el número de mujeres que sí han denunciado y tienen, por tanto, medidas de protección. Además, ha precisado que "cuando el código penal entra a formar parte del proceso, el delito ya se ha cometido y, en algunos casos, de forma irreversible, por lo que habrá que trabajar también para adecuar las condenas a la gravedad del hecho".

También "habrá que estudiar", según ha dicho, el "número tan alto de renuncias" que se producen cuando la denuncia de la víctima llega al juzgado y ésta se retracta y prefiere no seguir adelante con el procedimiento judicial. En ese sentido, ha aclarado que aunque está permitido que la Fiscalía siga adelante con la denuncia, "ésta tiene menos fuerza" que si cuenta con el testimonio de la víctima, por lo que ha insistido en que es "imprescindible" denunciar al agresor. Con todo, Navarro ha dicho entender que haya mujeres que se retracten porque "su objetivo no es que el agresor esté en la cárcel, sino que la dejen tranquila y la dejen vivir y tener libertad".

Ahí radica, pues, la "gran complejidad" de la violencia de género, según ha lamentado Navarro. Por ello, ha animado a "todos los expertos, a los agentes judiciales, a los policiales, y a todo aquel que tenga algo que aportar al respecto" a que pongan sus argumentos en la mesa y sigan "reflexionando" con las Administraciones sobre cómo terminar con la violencia de género. Eso sí, "con mucha cautela y mucha serenidad", ha apostillado.

Sobre todo, para evitar que se lancen mensajes que "sigan poniendo en duda la violencia contra las mujeres" o que insinúen que "existe un alto número de denuncias falsas aún sabiendo que hay muchas mujeres que no denuncian y que son asesinadas". "Aquella mujer que esté viendo la tele, escuchando la radio o leyendo el periódico y encuentra que alguien pone en duda eso, cuando ya es un camino difícil y una decisión difícil la de denunciar, con esto sólo la desanimamos y encerramos aún más", lamenta.

TRES FALLECIDAS, SÓLO UNA ORDEN DE ALEJAMIENTO

Con la muerte el pasado jueves de C.T., de 46 años de edad, y de su hijo, A.M.C., de 22, la cifra de mujeres víctimas de violencia de género en Andalucía en lo que va de 2011 asciende a tres, de las cuales, sólo una había presentado una denuncia.

Era el caso de R.M.S., de 44 años de edad, que el pasado 30 de enero murió a manos de su ex pareja, A.G.A., de 45 años, en la pedanía de la Caleruela del municipio jiennense de Villacarrillo. Según ha confirmado Navarro, esta mujer pidió protección en Andorra (adonde se había trasladado para trabajar mientras iniciaba los trámites de separación de su marido) y se le concedió una orden de alejamiento. Sin embargo, después, "parece ser que ella le dio otra oportunidad, aunque ésta también se agotó, y cuando ella se desplazó al municipio a recoger sus cosas porque ya definitivamente quería romper con la relación, él no se lo permitió", ha explicado Navarro.

Cabe recordar que R.M.S. había regresado la misma mañana del 30 de enero a la localidad jiennense desde Andorra y su ex marido la fue a buscar a la estación de autobuses para llevarla a su domicilio, donde posteriormente la apuñaló mortalmente. "Él ahora parece que no recuerda nada, pero fue a recogerla a las ocho de la mañana y mandó a su hija fuera del municipio, así que yo creo que, en aquel momento, sí sabía lo que estaba haciendo", ha criticado la consejera.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies