Oriza acoge una mesa con mujeres deportistas de élite de Sevilla que apuestan por la economía colaborativa 'en femenino'

Mesa redonda organizada por Mujeres Valientes con mujeres deportistas en Oriza
EUROPAPRESS
Publicado 07/03/2018 18:30:00CET

   Al acto, organizado por Mujeres Valientes, han asistido la triatleta sevillana María Pujol y la alpinista Lina Quesada, premio Meridiana 2018

   SEVILLA, 7 Mar. (EUROPA PRESS) -

   El Restaurante Oriza, ubicado en la capital hispalense, ha acogido este miércoles la mesa redonda 'La superación como medio para el desarrollo de proyectos colaborativos de mujeres', en donde dos deportistas de élite de Sevilla, la triatleta María Pujol y la alpinista Lina Quesada, han apostado por visibilizar proyectos a través de la economía colaborativa 'en femenino'.

   Este coloquio, organizado por la plataforma 'Mujeres Valientes', ha abordado distintos casos de éxitos ejemplificados en la triatleta sevillana María Pujol, campeona de España y Andalucía de Triatlón Cros, entre otros títulos, y miembro del Top 100 Mujeres Líderes en España en la categoría de cultura, ocio y deporte; así como en Lina Quesada, Premio Meridiana 2018 y primera andaluza en coronar el Everest.

   En este sentido, la periodista y fundadora de 'Mujeres Valientes', María José Andrade, ha explicado que su proyecto, que nace en 2015, tiene el objetivo de dar visibilidad a mujeres que tengan la capacidad de provocar cambios en las estructuras políticas, económicas, sociales y mentales. Así, mujeres con una gran capacidad de trabajo, proyectos interesantes y trayectorias profesionales y personales desconocidas tendrían "una plataforma de apoyo de distinta índole gracias a una red de economía social colaborativa".

   Según un estudio de la consultora Nielsen, el 53 por ciento de los españoles estaría dispuesto a compartir o alquilar bienes en un contexto de consumo colaborativo, lo que sitúa a España entre los países de la Unión Europea con mayor potencial de crecimiento en este tipo de economía.

   En este caso concreto, a través de la 'marca mujer', se reivindica que el modelo de economía colaborativa termine también con la discriminación entre hombres y mujeres; así como que se haga extensivo el uso de plataformas que posicionen proyectos de género que no cuentan con financiación o son "invisibles" al resto de la sociedad.

   El modelo que propone 'Mujeres Valientes' se abre camino cada vez con más fuerza entre las emprendedoras y empresarias andaluzas, siendo un proyecto pionero en la provincia de Sevilla en lo que se refiere a contenido original y a las diferentes formas de asesoramiento especializado que presta.

   No obstante, en Andalucía existen numerosas entidades como la Asociación Desarrollo y Empleo (ADE) del barrio sevillano de Torreblanca, que trabaja con personas en exclusión social; Mujeres Imparables en Jerez (Cádiz), un proyecto de visibilización del talento y liderazgo de la mujer profesional o Mujeres en Igualdad, que llevan a cabo proyectos de colaboración entre mujeres empresarias de distintos países.

   Asimismo, el Proyecto Intrépida (Internacionalización de las Empresarias de España y Portugal hacia la Inserción, el Desarrollo y las Alianza) también trabaja por la competitividad empresarial de las Pymes gestionadas por mujeres en el territorio transfronterizo de Andalucía, Algarve y Alentejo.

   Al igual que estas entidades y proyectos, 'Mujeres Valientes' pretende dar visibilidad a todas aquellas trabajadoras que combaten para "cambiar los paradigmas sociales". Este es el caso de la triatleta sevillana María Pujol, quien concibe el deporte como "un estilo de vida" y trabaja en la actualidad en un proyecto con Nutrifarma para dar visibilidad a la mujer y el deporte junto con la conciliación de una vida personal y profesional plena.

   María Pujol, embajadora de la Fundación Vicente Ferrer, en el Top 100 de Mujeres líderes en España en la categoría cultura, ocio y deporte; así como colaboradora de la Fundación Ana Bella, entre otros proyectos, ha explicado su andadura durante estos años, en donde ha tenido que "hacerse hueco en una disciplina tradicionalmente masculina", en la que además prevalecía "la falta de medios y financiación".

   Después de años de lucha, en la que aún sigue inmersa, Pujol ha ayudado a otras mujeres y hombres a convertirse en triatletas. Para ello, cuenta con dos escuelas de triatlón en el barrio sevillano Parque Alcosa y la urbanización Simón Verde; así como ha fundado el club #NosotrasSI, cuyo objetivo es el fomento de la actividad física y la salud en la mujer. Este club se reúne todos los lunes en la Plaza de España en torno a las 20,30 horas.

   Después de recorrer medio mundo y ser reconocida a nivel internacional, para la joven triatleta sevillana todavía existen dos barreras de género en esta disciplina, como son la falta de financiación de empresas e instituciones y la conciliación laboral y familiar.

   Por su parte, la alpinista Lina Quesada, ha puesto sobre la mesa las diferentes "dificultades y obstáculos" que se ha encontrado desde el principio en esta disciplina, también "tradicionalmente masculina". En su caso, no sólo ha sido la financiación y la falta de medios los condicionantes en su carrera como deportista; sino que también se ha tenido que enfrentar a comentarios en los que "la mujer se supedita al hombre".

   En su caso concreto, Lina lleva a cabo proyectos de cooperación internacional en Sudamérica, así como colabora a nivel regional en aquellos ámbitos en los que pueda ayudar. Según ha comentado, "por ser la primera mujer andaluza en subir 8.000 metros, he tenido un reconocimiento público que me ha ayudado con muchas peticiones en las administraciones". Asimismo, ha organizado la primera expedición femenina al Monte Elbrús en el Caúcaso en 2007, en donde cinco mujeres andaluzas llegaron a estar en la cumbre.

BODEGA VIÑAFIEL Y VIÑALICOR JUNTO CON BODEGA VILLALUA

   Tras la presentación de los distintos proyectos en relación a la mujer y el deporte, el Restaurante Oriza ha organizado una cata de vinos andaluces 'en femenino' de la mano de las bodegas Viñafiel y Viñalicor junto con la bodega Villalua. Esta degustación, acompañada de tapas maridaje, ha sido presentada por el sumiller Matías Vela.

   En la cata se han degustado cinco tipos de vino. En primer lugar, dos blancos de la provincia de Huelva, 'Aguadulce' de Villalua y 'Corales de Villalba'. A continuación, se ha presentado un vino blanco "más secante con distintas variedades de sabores" de la Sierra de Málaga. Para terminar, Vela ha ofrecido dos vinos tintos de Cádiz, 'Finca de Moncloa' de Arcos de la Frontera y 'El Triángulo' de Jerez de la Frotera.

   En definitiva, todas han coincidido en que es imprescindible "cambiar los esquemas mentales" y ser capaz de "empoderar la figura de la mujer". Desde luego, esto es "un esfuerzo colectivo de todos", tanto de las administraciones como de la sociedad", por lo que ponen en valor la economía colaborativa 'en femenino' para visibilizar proyectos de género dirigido por y para mujeres.