El Patronato del Alcázar defiende la "puesta en valor" de los vestigios arqueológicos del Patio de Banderas

Actualizado 27/01/2011 16:46:25 CET

Antonio Balón advierte de que el yacimiento "lo pide" y la semana próxima las ruinas serán cubiertas provisionalmente

SEVILLA, 27 Ene. (EUROPA PRESS) -

El director conservador del Real Alcázar de Sevilla, Antonio Balón, ha defendido este jueves que los vestigios arqueológicos descubiertos bajo el Patio de Banderas, que guarda la huella más antigua de la ocupación humana de Sevilla, las ruinas de un edificio de la Hispalis romana y restos de un complejo paleo cristiano, "piden" una "puesta en valor" como enclave patrimonial. A la espera de resolver cómo acometer la creación de un espacio que acote y proteja estos vestigios, el yacimiento será cubierto en breve, según ha anunciado Antonio Balón.

Antonio Balón y el alcaide del Real Alcázar, Antonio Rodríguez Galindo, han dado cuenta este jueves de la finalización de la última fase de la restauración de la fachada del palacio de Pedro I o palacio Mudéjar, uno de los principales activos de este recinto monumental declarado Patrimonio de la Humanidad e icono de la historia y el turismo de Sevilla.

Durante el acto, Antonio Balón ha hecho alusión a las excavaciones arqueológicas promovidas por el Patronato del Real Alcázar en el Patio de Banderas, anexo al monumento, para continuar las catas antaño realizadas por Manuel Bendala Galán y Miguel Ángel Tabales. Estas campañas de excavaciones, como se recordará, habían propiciado la identificación del más antiguo vestigio de ocupación humana de la ciudad hispalense, un fondo de cabaña con restos de lo que pudiera haber sido una cocina utilizada durante la primera mitad del siglo VIII antes de Cristo. En este enclave, pero en 1976, el arqueólogo Manuel Bendala Galán había descubierto unos restos arquitectónicos de época medieval atribuidos a una antigua basílica paleo cristiana.

EL LEGADO DE ROMA Y LOS VISIGODOS

Los arqueólogos descubrieron, también, los restos de muros correspondientes a un antiguo edificio de la Hispalis romana. Se trataría de un edificio datado en el siglo I antes de Cristo y de gran tamaño dada la envergadura de sus sillares y cuyos alzados se levantarían hasta los tres metros, toda vez que sobre su naturaleza los investigadores sopesan varias teorías; desde su uso para aspectos relacionados con la actividad portuaria, hasta un posible lupanar o prostíbulo a cuenta del descubrimiento de un relieve pétreo con forma fálica, como había señalado a Europa Press el propio Rodríguez Galindo ante esta "anecdótica" tesis.

En el yacimiento han sido localizados, además, restos quizá relacionados con el baptisterio paleocristiano descubierto a comienzos de los años 70 por Bendala Galán, así como vestigios arquitectónicos de un posible templo correspondiente al reino visigótico.

LA CRIPTA ARQUEOLÓGICA

El Patronato del Real Alcázar ya había sopesado la posibilidad de construir una cripta arqueológica en el Patio de Banderas para recuperar estos vestigios arqueológicos para la ciudad, con lo que este jueves Antonio Balón ha defendido que las ruinas investigadas en este enclave "piden una puesta en valor". No obstante, ha reconocido que un proyecto de esta naturaleza "no puede alterar la fisonomía" del Patio de Banderas, cuyos acabados corresponden a las reformas realizadas en 1929. Lo ideal, según ha manifestado, sería la creación de una "entrada" desde una de las viviendas de la plaza, aunque el Patronato debe ahora dilucidar cómo afrontar esta iniciativa.

El yacimiento, de cualquier forma, será cubierto probablemente a partir de la próxima semana de manera "provisional" y por motivos de seguridad.

Rafael Catalá

Rafael Catalá

Ministro de Justicia

28/11/2017

Patrocinado por

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies